getafe-negroEl fallo de la VII edición del concurso de microrrelatos ‘Getafe Negro’ cerró este domingo 25 de octubre la octava edición del festival de novela policiaca de Madrid. En esta edición fueron 246 los microcuentos presentados a concurso y siete los finalistas seleccionados por el jurado del claustro de profesores de Escuela de Escritores.

Esta edición de Getafe Negro contaba con Alemania como país invitado. Por eso, la frase de arranque para los microrrelatos que se presentaban al concurso rendía homenaje a uno de sus grandes escritores, Gunter Gräss: “Dicho sea entre nosotros, ese asunto hubiera habido que liquidarlo de una forma más precisa” era la primera frase del relato ‘1934’ incluido en el libro del Nobel alemán Mi siglo.

El escritor Lorenzo Silva, comisario del festival, eligió al ganador final de esta edición, el microcuento titulado Protección de datos y cuyo autor es Fernando Alemán, de Madrid (España).

Protección de datos

“Dicho sea entre nosotros, ese asunto hubiera habido que liquidarlo de una forma más precisa”. Su compañero asintió levemente mientras fijaba la mirada en las dos tarjetas que había ante él. Rememoraba la actividad febril que se había desencadenado en ese mismo local seis días atrás, cuando La Organización recibió la primera misiva. A su alrededor quedaban huellas del zafarrancho: ceniceros llenos de colillas, un manoseado listín telefónico, fotografías, mapas y diagramas clavados en la pared. La información que habían recabado acerca de los candidatos seguía ahí. Ahora habría que quemarlo todo, especialmente la lista final de cuatro personas, la causante de que la policía estuviera buscando con denuedo a un insólito asesino en serie. Apesadumbrado, el silencioso sicario releyó la primera carta: “Consideren estos cincuenta mil dólares como un obsequio. Si Louis Webber muere antes del domingo a mediodía tendrán un millón más”. La otra tarjeta, recibida minutos antes, decía: “Mi Louis Webber sigue vivo.”