Cómo acertar regalando libros en Navidad

Cada año, los profesores de Escuela de Escritores elaboran una pequeña lista de recomendaciones literarias que esperamos que os sirva para acertar con el libro adecuado para cada lector. Les proponemos que seleccionen uno o varios títulos y nos digan a qué persona, real o imaginaria, regalarían ese libro y por qué.

Luis Luna, profesor de los cursos de Poesía

luisluna

Regalaré Hombre en azul de Óscar Curieses (Jekyll & Jill, 2014) a Francis Bacon. Se acaba de publicar esta novela experimental, con forma de diario, en donde el autor nos presenta el falso diario íntimo del pintor angloirlandés. En él se contiene teoría del arte, formas y técnicas de creación y, ante todo, un fino sentido para dibujar un “yo es otro” que cobra sentido precisamente en lo deshilachado y fragmentario del relato.

Rubén Abella, profesor de Escritura creativa, Relato breve y Novela

rubenabella

Recomendaré Tierra desacostumbrada (Ed. Salamandra), de Jhumpa Lahiri a todos los amantes de la buena literatura, pero en especial a aquellas personas que alguna vez se hayan sentido fuera de sitio, a caballo entre dos mundos sin pertenecer del todo a ninguno. Los protagonistas de este libro de relatos entrelazados son, en su mayoría, emigrantes bengalíes que inician una segunda vida en los Estados Unidos de la década de los setenta del siglo XX. Becarios universitarios que luchan por reinventarse sin perder el vínculo con sus raíces. Más allá de los detalles, sin embargo, su situación es universal. Jhumpa Lahiri nos cuenta su historia con un estilo elegantísimo, en el que nada sobra ni falta. Una lección de literatura y sensibilidad.

Mariana Torres, profesora de El gozo de escribir, Escribir con los cinco sentidos y Novela

marianatorres Regalaré Leche, de Marina Perezagua (Libros del Lince) a Sergio Cernadas, allá en Coruña, que aterrizó en uno de mis cursos presenciales en septiembre buscando estaciones y encontrando paradas. Porque destilan la misma energía, sospecho que leyendo los cuentos de Marina, que son tripas y corazón puestas del revés, acabará por perfilar su propia voz.


También regalaré La vida imposible, de Eduardo Berti (Páginas de Espuma), a Irene, Carmen, Makis y Pacho, mis alumnos milagrosos de esas mañanas de octubre (que pasaron a noviembre y volverán en febrero). Para que descubran mundos y se diviertan de la mano de un maestro juguetón del cuento travieso. Para que vuelvan por la sala Moby Dick, que nada es imposible, ni siquiera la vida.

Ana Campoy, profesora de Escritura Creativa

anacampoyRegalaría Prohibido leer a Lewis Carrol a todo el que haya sido niño alguna vez. No hace falta que recuerde mucho de aquella época. Da igual que haya optado por crecer. Solo debe atreverse con esta historia cautivadora de Diego Arboleda, galardonada con el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil. Es imposible que Prohibido leer a Lewis Carrol no te ponga de buen humor. A lo largo de sus páginas puede pasar cualquier cosa. Aviso a lectores: tal vez vuestro cuerpo encoja de repente o puede que os despertéis con ganas de tomaros la vida con mucho humor. Se acepta cualquier iniciativa. La única regla es la falta de reglas. Una lectura imprescindible para celebrar todos los no-cumpleaños.

Juan Carlos Márquez, profesor de Escritura creativa y Relato breve

juancarlosmarquezRegalaré Crónicas de Jerusalén, de Guy Delisle (Astiberri), a mi mujer, Itziar. La novela gráfica es resultado de la estancia de un año del autor en Jerusalén acompañando a su pareja, miembro de Médicos Sin Fronteras. Se trata de una visión cotidiana, a menudo hogareña, al margen de consideraciones políticas, del absurdo que suponen las restricciones, los controles, las acciones criminales, la continuidad en el tiempo de un estado de guerra Palestina-israelí de baja intensidad que escapa a la racionalidad.

Laura Castaño, profesora de Redacción eficaz

enriquevalladaresEste año regalaré Vivir adrede, de Mario Benedetti, publicado por las editoriales Alfaguara y Punto de Lectura. Un libro de relatos cortos en los que se respira prosa poética. Habla de emociones y consigue que te sumerjas en ellas… Reflexiones amenas y profundas, tiernas e irónicas, dulces y ácidas. Benedetti en este campo es un maestro, te sorprende con palabras muy sencillas, que circulan y llegan a lo más profundo de tu alma. A quién no puede gustarle cuando escribe: “…El tiempo pasa y yo sigo viviendo, con los dolores y las ausencias de siempre, pero sigo viviendo. Con la suerte y la muerte a la vista… Pero sigo viviendo”.

Javier Fonseca, profesor de Literatura infantil y juvenil

javierfonsecaRegalaré Un monstruo viene a verme, de Patrick Ness a todo el que tenga miedo a no ser un buen chico, como Conor que se enfrenta confundido a la próxima muerte de su madre. Es una injusticia, un mazazo y reacciona con ira, rabia, odio, dolor… porque es lo que tiene dentro: una tormenta de emociones y pensamientos contradictorios difíciles de aceptar que le hacen sentirse un mal hijo, un mal amigo, incluso un mal enemigo. El monstruo del título pretende que Conor se dé cuenta de que la vida no es blanca y negra, que se puede ser bueno y malo al tiempo, elegir bien y mal, querer y no querer. Es una estupenda historia de final feliz en la que acaba ganando el monstruo.

Reyes Velayos, profesora de El gozo de escribir y Redacción eficaz

reyesvelayosRegalaré Crónicas de motel de Sam Shepard (Ed. Anagrama) a todos aquellos a los que les gusta viajar. Sam Shepard cuenta, en Crónicas de motel, entre otras muchas vivencias, cómo le echaron de un local, en el que trabajaba de camarero, por escuchar embobado a Nina Simone; y es que este es un libro autobiográfico, en el que cuenta una parte de su vida, entre finales de los setenta y principios de los ochenta, mediante relatos y poemas llenos de carreteras, coches, soledad y aventura, en los que recuerda su infancia y sus experiencias como ranchero, camarero, músico de rock y actor. Crónicas de motel se puede considerar un diario un tanto atípico, pero que no podemos dejar de leer una vez que hemos empezado.

Javier Sagarna, profesor de Relato breve y director de EdE

javiersagarnaComo tengo una familia numerosa y muchos gustos distintos que cubrir, yo voy a regalar algunos de los libros que han publicado los profesores de Escuela de Escritores a lo largo de este año: La oscuridad de Ignacio Ferrando, Horror vacui de Paula Lapido, La peluca de Franklin de María José Codes y El cielo de Lima, de Juan Gómez Bárcena, para los amantes de la buena novela contemporánea; Extinciones de Alfonso Fernández Burgos, La trama oculta de José María Merino y Solo con hielo de Silvia Fernández Díaz, para los que gustan del gran relato breve; Los últimos de Juan Carlos Márquez y Un minuto antes de la oscuridad, de Ismael Martínez Biurrun para los que no se asustan de las distopías y los futuros apocalípticos; Mierda y catástrofe. Síndromes culturales del arte contemporáneo, de Fernando Castro Flórez para los que prefieren el ensayo y la reflexión; Helor, de Luis Luna para los que eligen la poesía para sus noches. Y es que no hay que salir de casa para dar (y regalar) con la mejor literatura del momento.

Julio Espinosa, profesor de novela, Relato breve y poesía

julioespinosa Regalaré Mientras agonizo, de William Faulkner (Alianza Editorial) a quienes busquen una novela donde la estructura sea tan importante como la propia historia. Esta novela narra la agonía y muerte de Addie Brunde y el periplo de su familia (hijos y marido) para darle entierro en una ciudad diferente a la suya. Narrada por diferentes personajes, el lector se adentra en la historia y va descubriendo las características de los integrantes de la familia. Faulkner, además de realizar un ejercicio de estilo (por lo demás, de fácil lectura), nos adentra en la tragedia de una familia pobre del sur de Estados Unidos, retratada desde el dolor, pero también desde la ironía.


Regalaré Austerlitz, de W. G. Sebald (Compactos Anagrama). Jacques Austerlitz es un hombre que, a la muerte de sus padres, todavía muy joven, descubre su nombre verdadero, después de haber vivido con una familia que él pensaba era la suya, pero no era más que la de sus padres de acogida. A partir de ese momento y muy poco a poco, irá indagando hasta descubrir sus raíces en una familia judía, exterminada durante la Segunda Guerra Mundial. Esta novela, que podría ser una más sobre el nazismo y la supervivencia, no lo es, pues Sebald nos adentra en el problema de la identidad y cómo ésta le da o le quita sentido a la vida. Escrita con un estilo exquisito, basado en oraciones largas y análisis extensos, pero no por eso inaccesible, muy cercano al que años después hará propio Roberto Bolaño en 2666, se trata de la novela que terminó de consagrar al autor alemán, muy poco antes de su muerte en un accidente automovilístico.

Magdalena Tirado, profesora de Escritura creativa, Relato breve y Novela

magdalenatirado Regalaré 101 experiencias de filosofía cotidiana, de Roger-Pol Droit (Nueva colección de divulgación: “Academia Blackie Books”) a mi amigo Ramón, que se cree que el mundo es fijo como el reloj en la torre. Con un poco de suerte, las propuestas/ejercicios que sugiere este filósofo (Di tu nombre en voz alta en una habitación vacía, viaja en tren sin fijar un destino, bebe agua mientras orinas, corre por un cementerio…) puedan hacerle reír primero y atreverse después al sano gesto de desautomatizarse.


A mi primo Alfredo le regalaré La Felicidad de los pececillos: carta desde las Antípodas, de Simon Leys (El Acantilado). Mi primo siempre presume de saber sobre arte y literatura, cuando casi todo lo que dice son lugares comunes. Espero que las reflexiones de Leys sobre artistas de todos los tiempos (Joseph Conrad, Jean Paul Sartre, Marcel Proust, etc.) y sus crónicas variopintas (el duro combate contra la pedantería, el elogio de la pereza, el síndrome de la página en blanco, la vulgaridad del éxito, la ley del tabaco, los escritores y su relación con el dinero…) dejen a mi primo con la boca abierta (o cerrada), por un tiempo.

Jesús Pérez Saiz, profesor de Escritura creativa, Relato breve y Escribir con los clásicos

jesusperezsaizRegalaré Ánima, de Wajdi Mouawad (Destino Editorial), a alguien querido, aún no sé a quién, porque es tan buena que durante un tiempo no podrá ni siquiera dormir.

Regalaré Diez de diciembre, de George Saunders (Ediciones Alfabia), a mis alumnos, porque ellos se merecen el veneno, algo que los haga dar botes aunque estén tumbados en la cama y que les pique el cerebro como si tuvieran una alergia de las jodidas de verdad.

Regalaré Ojalá nos perdonen, de A. M. Homes (Anagrama), a mi amiga X, para que disfrute de la sensación de habitar una casa aparentemente normal y que en poco tiempo lo normal sea atacar a tu mujer a mordiscos y estamparle una lámpara de mesa en la cabeza. De esa forma de empezar una novela.

Raquel Míguez, profesora de Escritura Creativa

raquelmiguez Me voy a regalar Ofrenda a la tormenta, editada por Destino y último libro de la trilogía de Baztán, de Dolores Redondo. Porque he sido buena y porque me gustan su manejo del misterio y sus tramas policíacas. No hay nada como descubrir historias que te secuestran en las primeras líneas, como es el caso, y que además te regalan pequeñas y espeluznantes dosis de terror. Desde la publicación de la primera novela, en Elizondo, escenario de los hechos, hay una ruta turístico-literaria para seguir los pasos de la inspectora Amaia Salazar. Yo iré en cuanto pueda.

Montalbà Bori, profesora de Escritura Creativa y los cursos en catalán

alejandromarcosRegalaré Mañana cumpliré veinte años, de Alain Mabanckou, publicada por El Aleph, a mi buena amiga Angy para que disfrute rememorando el despertar a la vida y al amor acomodándose bajo la piel adolescente de Michel, de diez años, en una visión del mundo “a la africana”, acertadamente optimista. Esta pequeña novela, ambientada en una familia polígama durante los caóticos años 70, es ideal para conocer lo que fue una sociedad marxista congolesa, mostrada desde el punto de vista de un niño que relata la crónica truculenta y a la vez burlesca de su familia.

Silvia Fernández Díaz, profesora de  Escritura creativa

silviafernandezRegalaría La ridícula idea de no volver a verte de Rosa Montero (Ed. Seix Barral) a cualquier lector porque, además de una biografía, es una lección de optimismo. Rosa Montero se sirve de la descripción del curioso personaje de Madame Curie para indagar en determinados conceptos filosóficos y artísticos, siempre de un modo tan ameno que en determinados párrafos resulta muy entrañable.

Inés Mendoza, profesora de Escritura creativa y Relato breve

inesmendoza Estas navidades regalaré dos libros de relatos. El primero es Volanderas, de Víctor García Antón (editorial Tres Rosas Amarillas); un libro innovador que rezuma autenticidad (en el sentido existencialista) y también porque, en mi opinión, el volumen explora modelos de organización de sociedades futuras que me parecen viables. En suma: pura poesía emancipadora.


También regalaré Bulevar de Javier Sáez de Ibarra (Editorial Páginas de Espuma) porque hace una relectura de ciertos procedimientos de vanguardia que creíamos agotados, y además lo hace con una lucidez crítica inusual en la mayor parte de la narrativa de hoy. Un libro imprescindible para los amantes de la experimentación.

Ignacio Ferrando, profesor de Relato breve, Itinerario de Novela y jefe de estudios del Máster de Narrativa

ignacioferrandoRegalaré Las enseñanzas de Don B., del escritor Donald Barthelme, a los amigos del no-cuento. Automática Editorial publicó el año pasado esta antología de sus mejores textos y en él vemos al Barthelme más insólito, más provocador y divertido. En sus relatos, el estadounidense introduce elementos presuntamente fantásticos de un fuerte calado simbólico. Globos inmensos sobre las calles de Manhathan, amantes versados en tecnología militar, conejitas de Playboy y las primeras imágenes del alma humana (en ascensión). Aisladamente, algunos de sus textos, por el planteamiento dramático y por lo insólito de las situaciones planteadas, me recuerdan al mejor Pinter.


Regalaré Todo se desmorona, del nigeriano Chinua Achebe, a aquellos que ya han leído El corazón de las tinieblas, para que visiten la otra cara del espejo. De Achebe es precisamente uno de los estudios más enconados y furibundos (y desmedidos) contra la obra de Conrad. En ella veremos como Okonkwo, tras cometer un asesinato, se ve obligado a exiliarse fuera de su pueblo natal. Cuando años después regresa a su aldea, la encuentra llena de misioneros y gobernadores británicos. El mundo que había conocido se ha desmoronado. Pero al margen de su argumento, Todo se desmorona es una excelente pieza de narrativa africana contemporánea.


Regalaré Apostoloff, de Sibylle Lewtscharoff a Klaus y Lucas, o a Nathalie Sarraute, no sé. De algún modo esta magistral novela habla también de ellos, del bien y del mal, del determinante pasado. Adriana Hidalgo publicó la novela hace cuatro años. Dos hermanas (que bien pudieran ser la misma) viajan desde Alemania a Bulgaria al objeto de repatriar los restos de los exiliados búlgaros que abandonaron su tierra en los años cuarenta. Entre las cenizas, llevan las de su propio padre. Les conduce un misterioso chófer llamado Apostoloff. En realidad, es una representación simbólica de un cortejo fúnebre. Una de las hermanas lo observa todo con condescendía, con bondad; la otra, sin embargo, se muestra terrible, brutal e irónica. Dos reflejos diametrales sobre una misma realidad convertida definitivamente en tragicomedia

Enrique Valladares, profesor de Escritura creativa y Relato breve

enriquevalladaresRegalaré Una soledad demasiado ruidosa de Bohumil Hrabal (Galaxia Gutenberg) a mi amigo Ángel porque le gusta la cerveza y los libros. Esta novela corta, narra las divertidas peripecias del protagonista mientras amasa libros y ratones con una prensa. Bueno, en realidad casi no hay peripecias y son más inquietantes que divertidas, pero a ver cómo vendes un libro que es, en resumen, la digresión de un comunista alcohólico en un trabajo infernal. Imprescindible.

Esperanza Fabregat, profesora de Literatura Infantil y Juvenil y responsable de los cursos presenciales de Escuela de Escritores

esperanzafabregatEste año voy a regalar a Marina, mi sobrina, Una tarta de manzana llena de esperanza, de Sarah Moore. Lo publica Maeva en su colección Maeva Young, pero no quiere decir que solo sea para jóvenes. Cualquiera puede disfrutar de la historia de un chico al que todos dan por muerto menos su hermano y su mejor amiga. La historia de alguien que puede hacer feliz a los demás solo con cocinar para ellos, porque cuando pones amor en lo que haces, la magia llega sola. Ojalá todos dedicáramos unos minutos a pensar en la felicidad de quienes nos rodean.

Alejandro Marcos, profesor del Itinerario de Novela

alejandromarcisRegalaré Una palabra tuya de Elvira Lindo (Ed. Seix Barral) a todos aquellos que alguna vez se han sentido mediocres. La novela habla de la relación de dos amigas (Rosario y Milagros) durante su trabajo como barrenderas en el Madrid de la década pasada. También nos habla de la enfermedad, la muerte y la familia. Todo ello con un humor ácido y un tono cercano que hacen que la dureza de la historia se mitigue y se nos quede un sabor de boca agridulce al terminar el texto.


Regalaré Kafka en la orilla de Haruki Murakami (Ed. Tusquets Editores) a todos aquellos a los que les guste soñar. A través de dos tramas aparentemente separadas, Murakami hace una revisión del mito de Edipo y nos habla de lo inexorable del destino y del libre albedrío. Sin duda lo mejor del libro son los personajes secundarios auténticos y genuinos que acompañan a los dos protagonistas. La historia transcurre en el Japón de finales del siglo XX y el autor aprovecha también para hacer una revisión del destino de su propio país. La dualidad del individuo, la cultura, la guerra y el destino mezclados dentro de una biblioteca.