Les fascinan las series y las maratonean sin descanso. Son fieles a determinadas sagas cinematográficas y literarias. Devoran la ficción que comparten en redes y tienen, en definitiva, sed de historias. Buscan relatos, en el formato y soporte que sea, donde sepan contarlos y, más aún, que les ayuden a contarse. ¿Por qué no intentamos cubrir  esa misma necesidad de decirse e interpretarse desde el teatro?

Con esa intención, y a partir de experiencias teatrales concretas destinadas –con muy buena acogida- hacia el público adolescente, surge este curso. En él pretendemos reflexionar sobre cómo crear un mundo dramático que atraiga a los más jóvenes, de modo que sientan que el escenario también es su lugar y que cuanto allí sucede los interpela directamente. Un taller con enfoque eminentemente práctico que, a partir de la lectura, análisis y escritura de textos propios, pretende ayudarnos a tender puentes entre cultura y adolescencia, trabajando así sobre las posibilidades creativas y pedagógicas que nos ofrece la escritura dramática para acercarnos a los adolescentes, tanto desde el punto de vista emocional como desde la necesidad social de abordar con ellos los conflictos a los que se enfrentan en la realidad del siglo XXI. Una edad que, tal y como se apunta en su título, se caracteriza por ese espíritu rebelde y su afán transgresor, rasgos que nos llevarán a indagar tanto en lo que diferencia y singulariza a los adolescentes del siglo XXI como en lo que nos une a quienes, aunque hayamos pretendido olvidarlo, también tuvimos esa misma edad hace –quizá- no tanto.

Reflexionaremos –y, sobre todo, escribiremos- en  busca de caminos, guías o pautas que nos permitan escribir obras que puedan resultar de su interés, historias que lleven a nuestros jóvenes a leer y a ver teatro, adueñándose de los escenarios como un espacio más en que reconocerse y donde compartir sus miedos, inquietudes y deseos.

Las sesiones se celebrarán los lunes : 28 enero, 11 y 25 febrero y 11 y 25 de marzo