Relatos en Serie

Concurso radiofónico del verano 2016

tony-sopranoLa ficción televisiva se está afirmando como una mitología popular dominante, capaz de desarrollar planteamientos narrativos cada vez más complejos y ambiciosos al tiempo que forja nuevos iconos y referentes. Nadie pone en cuestión que series como Los Soprano, The Wire, Perdidos, Los Simpsons o The Office  han adquirido el estatus de auténticos clásicos contemporáneos, capaces de influenciar los modos narrativos de la novela, el cine y el cómic.

Este verano queremos comprobar si también podemos trasladar esa influencia a nuestros microrrelatos. Cada semana os propondremos tres series de televisión que deberán servir de inspiración para las historias que presentéis al concurso. Elegid una de las propuestas y enviadnos una historia inspirada en esa serie (o en sus personajes, sus autores, los escenarios…).

El ganador de esta temporada de verano de Relatos en Serie recibirá como premio dos cursos intensivos en Escuela de Escritores: La TV es la escena del crimen, dirigido por Jordi Costa y Breaking Write: escribir en cine y TV, impartido por Jorge Dioni.

Todos los lunes a las 18:00 h. a partir del 18 de julio en el programa La Ventana de la Cadena SER.


Instrucciones para participar

Cada lunes a las 18.00 horas, desde el día 18 de julio hasta el 29 de agosto, el programa La Ventana de la Cadena SER y Escuela de Escritores propondrán tres fragmentos de series de televisión que servirán como inspiración para los microrrelatos que se presentan al concurso.

Para participar, debes escribir tu microrrelato en el formulario que encontrarás en esta misma página antes del cierre e indicando en cuál de las tres series propuestas se inspira tu texto.

Los lunes se conocerán los tres mejores microcuentos recibidos cada semana (uno por serie propuesta) y en el transcurso del programa se elegirá al ganador semanal con la ayuda de los participantes, un profesor de Escuela de Escritores y Roberto Sánchez, director de La Ventana de Verano.

Tendremos, por tanto, cinco ganadores semanales —los de los lunes 25 de julio y  1, 8, 15 y 22 de agosto— que competirán por ser el ganador final de esta I Edición de Relatos en Serie durante el programa del lunes 29 de agosto. El premio para el ganador final serán dos cursos intensivos en Escuela de Escritores: La TV es la escena del crimen, dirigido por Jordi Costa y Breaking Write: escribir en cine y TV, impartido por Jorge Dioni.


Formulario de participación: cerrado, concurso finalizado

Las series de la última semana fueron: Mad men, Twin Peaks y La huella del crimen.

 


Decálogo para escribir microcuentos

  • Un microcuento es una historia mínima que no necesita más que unas pocas líneas para ser contada, y no el resumen de un cuento más largo.
  • Un microcuento no es una anécdota, ni una greguería, ni una ocurrencia. Como todos los relatos, el microcuento tiene planteamiento, nudo y desenlace y su objetivo es contar un cambio, cómo se resuelve el conflicto que se plantea en las primeras líneas.
  • Habitualmente el periodo de tiempo que se cuente será pequeño. Es decir, no transcurrirá mucho tiempo entre el principio y el final de la historia.
  • Conviene evitar la proliferación de personajes. Por lo general, para un microcuento tres personajes ya son multitud.
  • El microcuento suele suceder en un solo escenario, dos a lo sumo. Son raros los microcuentos con escenarios múltiples.
  • Para evitar alargarnos en la presentación y descripción de espacios y personajes, es aconsejable seleccionar bien los detalles con los que serán descritos. Un detalle bien elegido puede decirlo todo.
  • Un microcuento es, sobre todo, un ejercicio de precisión en el contar y en el uso del lenguaje. Es muy importante seleccionar drásticamente lo que se cuenta (y también lo que no se cuenta), y encontrar las palabras justas que lo cuenten mejor. Por esta razón, en un microcuento el título es esencial: no ha de ser superfluo, es bueno que entre a formar parte de la historia y, con una extensión mínima, ha de desvelar algo importante.
  • Pese a su reducida extensión y a lo mínimo del suceso que narran, los microcuentos suelen tener un significado de orden superior. Es decir cuentan algo muy pequeño, pero que tiene un significado muy grande.
  • Es muy conveniente evitar las descripciones abstractas, las explicaciones, los juicios de valor y nunca hay que tratar de convencer al lector de lo que tiene que sentir. Contar cuentos es pintar con palabras, dibujar las escenas ante los ojos del lector para que este pueda conmoverse (o no) con ellas.
  • Piensa distinto, no te conformes, huye de los tópicos. Uno no escribe (ni microcuentos ni nada) para contar lo que ya se ha dicho mil veces.