¿Te gusta escribir y no te atreves a dar el paso?

¿Ya practicas la escritura pero sientes que tu creatividad atraviesa un periodo de bloqueo?

¿Te cuesta encontrar ideas originales?

Regálate un día entero para fluir con la escritura. Te proponemos ejercicios provocativos para no levantar el bolígrafo del papel y descubrir cómo el deseo de escritura puede hacer tu vida más ancha. Se trata de experimentar con lo sencillo para llegar a lo grande.

Fluir con la escritura es dejar de preguntarnos si lo que escribimos es bueno o es una basura; un ejercicio de confianza que nos hace vivir más despiertos para elegir mejor. El contagio de escritura está siempre antes de que nuestro escritor asome el sombrero. ¿Te atreves a contagiarte de creatividad y buscarlo?