VII Edición de Relatos en Cadena (Finalistas)

En esta página se irán publicando los resultados semanales de la VII Edición de Relatos en Cadena. Cada miércoles, sobre las 17:30 en el programa La ventana de la Cadena SER, se votarán en directo los ganadores y finalistas de todos los microcuentos recibidos durante la semana.

Navega por los siguiente enlaces para acceder a las bases, la frase de la semana y la información completa del concurso.

Ganadores mensuales

 Mes  Autor Microrrelato Sobre el programa
Programa
Octubre María Pámpanas Candela «Celebramos la primera final mensual de esta temporada en compañía de los finalistas: Juan Manuel Rodríguez, Ángel Pontones, Antonio Díez Fernández y María Pámpanas. Además, conocemos el trabajo de las pequeñas editoriales de la mano de Luis Llorente, socio de la editorial Gens Ediciones, en Madrid.» 31/10/2013
Noviembre Rocío Romero Los secretos «Celebramos una nueva edición de ‘Relatos en Cadena’ con nuestros tres finalistas de este mes: Rocío Romero, Ignacio Feito y Pedro Luis Puiggrós. Además invitamos como jurado especial a Raquel Vicedo, editora de ‘Sexto Piso’, en Madrid.» 27/11/2013
Diciembre Laura Garrido Confesiones pendientes «En nuestra final mensual charlamos con Mercedes Jiménez, Laura Garrido y Ernesto Ortega, finalistas del mes de diciembre. Además, conocemos la labor de la editorial Libros del Asteriode con Luis Solano, editor.» 26/12/2013
Enero José Agustín Navarro La mala educación «Llegamos a la final mensual de este mes de enero, de la mano de nuestros cuatro finalistas: Trini Pestaña, José Agustín Navarro, Eva Díaz y María Jesús Gómez. Además, conocemos una iniciativa muy curiosa, una bodega de Zaragoza, ha convocado un concurso internacional de microrrelatos, para incluirlos en las contraetiquetas de sus botellas.» 29/01/2014
Febrero Ernesto Ortega Sucesos más o menos extraños «Conocemos a los finalistas de este mes: Xavier Blanco, Ernesto Ortega y Francisco Victoria. Además, conocemos la editorial ‘Pálido Fuego’, en Málaga.» 26/02/2014
Marzo Lidia Sanchis Hola y adiós «Llegamos a la final mensual, de la mano de Lidia Sanchis, Florencio Meler y Ana Sarrias. Además conocemos la editorial ‘Nórdica Libros’, ubicada en Madrid.» 26/03/2014
Abril Juan Antonio Vázquez Castigo «Charlamos con los cuatro finalistas de este mes: Juancho Plaza, Kalton Bruhl, Lola Pacheco y Juan Antonio Vázquez. Además conocemos la editorial ‘Siberia’, ubicada en Barcelona.» 30/04/2014
Mayo Luis Serrano Lasa Señales «Charlamos con los tres finalistas de este mes: Luis Serrano, Javier Regalado y José Manuel Dorrego. Además, conocemos a Pepo Paz, editor de Bartleby Editores, una editorial independiente ubicada en Madrid.» 28/05/2014
Junio Miguelángel Flores Lo inevitable «C» 02/07/2014

Semana 31: Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón.

Fecha: 25/6/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 405

«Charlamos con los finalistas de esta semana, ellos son: José Manuel Dorrego, Eva García y Asun Gárate. Además invitamos como jurado del concurso a María José Soto, Coordinadora del proyecto ‘Barxas emprende’, creacción de una editorial infantil.»

Ganador semana 31

Asun Gárate Iguarán
La caída

Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón, aunque lo normal es que no le hagan mucho caso. Darle de comer, bañarlo y poco más. Como ya no es un niño, no le cuentan cuentos ni le cantan canciones ni lo llevan a los columpios. Y él echa de menos esas cosas. Sobre todo, los columpios. Por eso se balancea en la silla, continuamente, adelante y atrás, adelante y atrás.

Finalistas semana 31

Eva García Martín
Madres ejemplares

Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón, por pura inercia de rematar y no dejar cabos sueltos. Pero en realidad están pensando en otras cosas como lo que harán de cenar, lo que tienen que comprar, lo que les queda por planchar o la excusa perfecta para no llevar a los niños al partido o al cumpleaños de turno y poder escabullirse un rato con sus amantes.

José Manuel Dorrego Sáenz
Semáforo rojo

Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón mientras miran hacia los pedales. Después toca introducir la uña en la aleta de la nariz tras la bolita de mucosa. Tras la uña, el dedo todo, el brazo, el tronco, las piernas, hasta que desaparecen por el orificio sus dos piececitos, enfundados en unos elegantes zapatos italianos.
Ahora el semáforo está en verde y los automóviles tocan el claxon a su espalda para que arranque, pero es inútil: sobre el asiento del coche, tan sólo hay una nariz que se antoja de juguete, como de broma. Y tras ellos, la ciudad desesperada, intentando reanudar la marcha hacia ningún lugar.


Semana 30: Alguien ha empezado a tirar del hilo

Fecha: 18/6/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 538

Ganador semana 30

Miguelángel Flores
Lo inevitable

Alguien ha empezado a tirar del hilo. Lo sabía. En cuanto alguien viera la hebra se empeñaría en cortarla de raíz, como si fuera imprescindible hacerlo. Ahí está. Así funcionan. Si alguien ve una puerta de armario abierta, la cierra, aunque ni le estorbe. Si tiene unas copas de cristal a mano, las choca para oírlas, y ya. Si le regalan flores, las huele sin pensar hacerlo. Así es. Es algo reflejo, genético y muy humano. Lo mismo, cuando encuentran a un hombre colgado de una viga, gritan como si les fuera la vida en ello. Luego, si se fijan, acaban arrancando esa hilacha de su pantalón.

Finalistas semana 30

Enrique Torres Infantes
La hora de comer

Alguien ha empezado a tirar del hilo, el padre se deja caer en la silla y apoya sus codos sobre la mesa. Acompaña la oración que su mujer, sus tres hijos y las mujeres de sus hijos han comenzando. Bendice señor estos alimentos… También al unísono comienzan a sonar móviles, un puñetazo en la mesa del padre provoca el inmediato silencio. La mesa está servida. Nadie se anima a comer. Dos coches de policía anuncian su llegada. Suena el timbre de la puerta, en el justo momento en el que el padre comienza con la sopa. La madre reza, en silencio, se percibe en sus labios.

Alejandro Silva Faci
Instrumentos de cuerda

Alguien ha empezado a tirar del hilo atado a su cinturón. El mayordomo, sordo como una tapia, lleva la cuenta de los tirones con su cadera a un lado y al otro. Una vez: llaman a la puerta. Dos: llaman al teléfono. Tres: el señor o la señora van a salir. El mayordomo sabe de memoria la interminable lista de órdenes, además de aquellas que sólo la señora conoce. Sus favoritas son las del final: mientras el hilo se tensa una y otra vez, él en su pequeña portería guiña un ojo a la doncella y la invita a bailar, al ritmo del capricho de sus amos.


Semana 29: Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar.

Fecha: 4/6/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 545

«Hablamos con los tres finalistas de esta semana, José Manuel Dorrego, Ricardo Hierro y Adrián Pérez. Además, invitamos como jurado de concurso a Daniel Moreno, director literario de la editorial Capitán Swing.»

Ganador semana 29

Adrián Pérez
Hilos

Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar. Cuando abre los ojos se da cuenta de que su mano ya no cuenta dedos, sino una maraña deforme y roja que poco a poco va carcomiendo el brazo, la clavícula, la columna, el coxis. Todo él se desmorona. Lejos de allí, en un lugar remoto, alguien ha empezado a tirar del hilo.

Finalistas semana 29

Ricardo Hierro
Viaje sideral al centro del universo

Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar. El niño que quedó a su cuidado acaba de ahogarse. Un caso desgraciado. Un hueso de pollo se le atravesó en la garganta.
Vuelven los padres de la fiesta. Ella, impecable en un escotado vestido azul plomo. El con abrigo nuevo y sombrero.
-El niño ha muerto -les dice.
Y los padres al principio se enfadan, le gritan fuerte y la zarandean por el pasillo. Pero al poco se les pasa. Acuerdan que regrese el viernes, a la hora de siempre, que tienen otra cena.

José Manuel Dorrego Sáenz
Peor que usted

Se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar: ese es, básicamente, el Modelo 1, señor. Y créame que impresiona tanto como deprime. El modelo 2 también se ovilla y tiembla, pero añade unos gemidos entrecortados que ponen los pelos de punta, permítaseme la frase hecha. Cuesta algo más, claro, pero compensa el sacrificio económico. El modelo 3, añade a sus predecesores un llanto con lágrimas hiperrealistas que le estremecerán. Todos incluyen garantía de cinco años, piezas y mano de obra incluidas. Créame, señor, si busca alguien más desdichado que usted, nuestros modelos son el complemento ideal: su aciaga y desdichada existencia hará que sus problemas parezcan una bendición.


Semana 28: Mucho me temo que vienen a rescatarme

Fecha: 4/6/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 1.027

«Charlamos con los tres primeros finalistas de este mes: Enrique Moreno, Luis Moranta y Patricia Collazo. Además, invitamos como jurado del concurso a Paco Robles, editor de ‘Candaya’, ubicada en el municipio de Avinyonet del Penedés, en Barcelona.»

Ganador semana 28

Patricia Collazo González
Cómplices

Mucho me temo que vienen a rescatarme. Dirán que me estás consumiendo, que acabarás conmigo. Tú no escuches.
La jeringuilla en equilibrio en el borde del lavabo no responde, pero tiembla cuando los golpes en la puerta trabada arrecian.
Juan, ¡ábrenos!. Te ayudaremos…
Estira la goma, un extremo en la mano libre y otro entre los dientes. Percibe la presión tranquilizadora en el brazo. No temas, mi niña, musita mientras sus dedos expertos tantean en busca del lugar exacto. No temas. No nos separarán
Ella rueda trémula y culpable hasta los pies de Juan, que ya ausente, se ovilla sobre las baldosas frías y comienza a temblar.

Finalistas semana 28

Enrique Moreno Martínez
Viaje sideral al centro del universo

-Mucho me temo que vienen a rescatarme –dijo él mientras le servía su madre un cuenco de sopa para cenar.
-¿Quién va a venir a rescatarte esta vez hijo mío? –espetó su padre sarcásticamente.
-Los extraterrestres.
-¿Y de dónde vienen? –continuó con el interrogatorio.
-Del espacio exterior. Exactamente de la constelación… Bueno, me marcho. Me están llamando.
Tras un viaje intergaláctico a millones de años luz y tras visitar más de 70.000 planetas y librar mil batallas en pro de la paz universal, regresó a casa.
-¿Qué hay de postre? –preguntó a su madre.
-Arroz con leche.

Luis Moranta Jaume
Word corrector v.2.01

Mucho me temo que vienen a rescatarme. Hay cosas a las que los jóvenes de hoy en día ya no dan importancia, pero que en el mundo del que yo vengo forman parte de las reglas inviolables. Por eso no es admisible que una sencilla letra “h”, como yo, que debería de estar calladita en el centro de la palabra “coete” dirigiendo su despegue, se caiga desde su línea a otra situada varios renglones más abajo para aterrizar justo delante de una “hermita” para quedar colocada cual si fuera sonoro campanario. Presiento ya la presencia del corrector de textos, indignado. Se puede ser mudo, pero no invisible.


Semana 27: Solo ceniza

Fecha: 21/5/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 624

«Charlamos con los tres finalistas de esta semana: Elena Valdés, Joaquín Valls y José Manuel Dorrego. Además conocemos a Jan Martí, editor de ‘Blackie Books’, ubicada en Barcelona.»

Ganador semana 27

José Manuel Dorrego Sáenz
Y ahora vienen a por mí

Solo ceniza. Eso es cuanto dejó el rayo que cayó sobre la única palmera de mi isla. Para colmo, ayer rompí por accidente la última de las botellas en las que enviaba mensajes. Sin palmera y sin botellas, he perdido la esencia del náufrago, ese perfil heroico que daba sentido a mi existencia. Ahora tan solo soy un hombre sobre una isla, como un turista en pantalón bermudas. Ya no hay nada épico en mi existencia. No queda nada homérico en mi imagen. Y encima, se acerca un barco hacia la isla: mucho me temo que vienen a rescatarme.

Finalistas semana 27

Elena Valdés Luxán
Recién llegada

Solo ceniza. Es solo ceniza. En la ropa, en el suelo, sobre el piano. En el pelo de Heide, se lo tengo que lavar todos los días desde que llegamos. “No sé de dónde sacan tanto carbón para los hornos”, pienso distraída en voz alta, mientras le sirvo a Greta otro café. El tintineo de las cucharillas en las tazas se detiene y siento todas las miradas sobre mi. “Querida”, dice Gertrud, “no hablamos del trabajo de los hombres”. Agacho la cabeza, como siempre, y miro por la ventana. Tras las alambradas, las chimeneas siguen escupiendo ceniza.

Joaquín Valls Arnau
Añoranza

Sólo ceniza conserva de él, y cada vez menos. Todos los domingos a mediodía, que era cuando salían juntos a pasear cogidos del brazo, vacía el contenido de la urna sobre la mesa del salón y durante unos minutos acaricia las diminutas partículas grisáceas. Luego toma el recogemigas de plata que compraron en Portobello en el único viaje que hicieron al extranjero, y reintegra las cenizas a la urna. Siempre quedan algunos restos, que elimina con una bayeta húmeda. Le duele en el alma, mientras la aclara, pensar que una millonésima parte de él se esfuma por el desagüe.


Semana 26: La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad

Fecha: 14/5/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 505

«Charlamos con los tres finalistas de esta semana: Paloma Hidalgo, Javier Regalado y Eva Clemente. Además, invitamos como jurado a Fernando Martínez. Microrrelatista, ilustrador y líder del proyecto del libro ‘Despojos del REC’, que se presenta este sábado en La Fábrica Moritz de Barcelona.»

Ganador semana 26

Javier Regalado Herrero
El infierno de los dos

La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad quemó todo a nuestro alrededor. Terremotos gigantes abrieron en canal las avenidas, engullendo las grietas a nuestras familias y a nuestros amigos. Los volcanes explotaron y la lava bajó como un torrente desbocado llevándose lo poco vivo que aún reconocíamos.
Y ahora que por fin todo está en calma, dices que te aburres, que te vas. Cierras la puerta, levanto la vista y no queda nada. Solo ceniza.

Finalistas semana 26

Paloma Hidalgo Díez
Por la escuadra

La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad ya no era noticia. El protagonismo se lo llevaban las olas de risa contagiosa que, desde los campos de dunas, se extendían por las calles. Por la ventana del salón, abierta para evacuar el calor desde que empezó a llover, llegaban las carcajadas de la gente afectada. Quise bajar a meter los pies en ellas, pero no me dejaron. Me recordaron que estaba castigada por haber salido descalza a pisar los charcos la tarde anterior. Qué intolerantes se habían vuelto, pensé, mirando la foto en la que corrían descalzos sobre la tierra roja de su primera visita a Marte.

Eva Clemente Laboreo
Inexpugnable        

La lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad había derrengado las antenas y deformado los marcos metálicos de las ventanas. Las papeleras eran charcos de plástico sobre las aceras, y los neumáticos de los coches burbujeaban sobre el asfalto. Incluso el color azul se había convertido en rojo y el verde se había rendido al naranja. Todo en la ciudad se derretía. Todo, excepto el corazón de Brígida, parapetado frente a mí en un gran bloque de hielo inexpugnable, que apenas vibró mientras volvía a decirme que no.


Semana 25: Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir

Fecha: 7/5/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 802

«Charlamos con los tres finalistas de esta semana: Fran Rubio, Luís Serrano y Manuel Montesinos. Además, invitamos como jurado del concurso a la editorial Demipage, ubicada en Madrid.»

Ganador semana 25

Luis Serrano Lasa
Señales

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. Como esa tarde en que llegué bajo un chaparrón de pájaros muertos, mientras papá veía el fútbol, y a ella se le cortó tres veces la mayonesa. Y las mañanas que la apremiábamos para desayunar, el sol se oscurecía y las tostadas se calcinaban una y otra vez. O cuando exigíamos una camisa determinada, las telarañas cubrían la calle y la colada salía incomprensiblemente teñida de rojo. Hasta el día que encontramos la casa vacía y la nota en la nevera, y lo único que supimos hacer fue asomarnos a contemplar la lluvia de fuego que lentamente devoraba la ciudad.

Finalistas semana 25

Fran Rubio Consuegra
Modalidades de caza mayor: la espera o aguardo

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir.
Entre brumas y helechos, dijo uno.
Aprovechando el crepúsculo, apuntó otro.
Acercándose sigiloso con el aire en contra, agregué yo.
Mimetizado con el entorno, concluyó el cuarto.
El viaje de vuelta se hizo algo pesado, ya que surgió, como siempre, la sempiterna discusión sobre quien había disparado primero y, por tanto, abatido la pieza. Aunque esta vez, al menos, íbamos un poco más anchos.

Manuel Montesinos Moreno
Arquímedes

Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. Esa obsesión enfermiza, desde pequeño, por la física, por la medición exacta de los datos. La maniática actitud de dudarlo todo, hasta encontrar la prueba irrefutable del caso, le hacía extrapolar siempre la teoría a la práctica.

En esta ocasión, el experimento probó que el volumen del fluido desalojado en el río, era menor que la densidad del cuerpo de su hermana pequeña que primero se hundió y más tarde apareció flotando arrastrada por la corriente.


Semana 24: Mientras la impía lluvia borraba la rayuela

Fecha: 23/4/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 395

«Hablamos con nuestros finalistas de esta semana: Francisco García, Eva García y Juan Antonio Vázquez.»

Ganador semana 24

Juan Antonio Vázquez Alcayada
Castigo

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela de las aceras nos limitamos a esperar. Los parques anegados habían devorado los columpios y días después las peonzas se pudrieron. Las cuerdas de dar comba se habían deshilachado pero no le prestamos demasiada atención. Estábamos ocupados, en vano, intentando recuperar las pelotas que el viento se llevaba. Los peluches, ahora ásperos, se amontonaban en ese cementerio de juguetes mal llamado desván junto a otros cachivaches electrónicos que sin motivo aparente quedaron huérfanos de singularidad y habilidades. Al final, cuando el terremoto abrió la tierra y solo se tragó a los niños nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir.

Finalistas semana 24

Eva García Martín
Copioso adiós

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela, todos llorábamos por Gabriel. Llovió mucho más de cuatro años, once meses y dos días; llovió cien años seguidos, y la soledad en la que nos dejó sumidos hizo estragos en la magia de las letras y en la precisión de las plumas. Una calamidad irreparable que nos enseñó a venerar al sol.

Francisco García Oblanca
Juegos

Mientras la impía lluvia borraba la rayuela y calaba nuestras ropas, buscamos refugio en la casa abandonada. Decidimos jugar a algo: uno propuso el escondite, yo añadí que la versión de las sardinas. Me correspondió hacer de sardina y esconderme; tú, por encontrarme, fuiste la segunda. Nos ocultamos en aquel armario. Tiritabas y te abracé por miedo a delatarnos; luego cesó el aguacero y nos dejaron de buscar. Salimos casi de noche; noté cómo se arrebolaban tus mejillas al contemplar la comba, la goma y hasta el tejo, abandonados en el suelo. Quizás también me ruborice al observar aquellos objetos que resultaban, ahora, tan infantiles y lejanos.


Semana 23: Y regresé al cielo

Fecha: 16/4/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 825

«Hablamos con nuestros finalistas de esta semana: Ricardo Hierro, Tíndaro del Val y Lola Pacheco.»

Ganador semana 23

Lola Pacheco
Somewhere over the rainbow

Y regresé al cielo y allí me quedé, en cuclillas, abrazándome con fuerza las piernas. Las otras niñas huyeron entre chillidos y risas del inesperado chaparrón. Sus madres se asomaron a los balcones alertadas por el vendaval que parecía querer arrancar la ropa de los tendederos. Una de ellas gritó mi nombre, pero yo seguía en el cielo, acurrucada, esperando que desde algún lugar me llamara la mía mientras la impía lluvia borraba la rayuela.

Finalistas semana 23

Ricardo Hierro
Comíamos pipas

Y regresé al cielo. Allí me encontré con Arturo y con la hermana del Pera.
Nos daba por comer pipas. Sentados los tres en una nube, comíamos pipas hasta que nos dolían las muelas. Mirábamos hacia abajo y, de vez en cuando, teníamos la tarde traviesa. Nos las ingeniábamos para lanzar algún rayo sobre un campo de maíz. Sólo por la curiosidad de ver qué pasa. Un sembrado ardiendo, las llamas que devoran un granero cercano, quizá una familia, un pueblo completo. El hombre sencillo que levanta la mirada hacia el cielo y blasfema.

Tíndaro del Val
El círculo        

Y regresé al cielo ya sin pecado, pero allí no quedaba nadie. Rebusqué hasta en el paraíso, pero también estaba vacío. Supe que habían reiniciado el sistema cuando me empezó a doler de nuevo la costilla.


Semana 22: Le deseé que tuviera un buen turno

Fecha: 9/4/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 585

«Hablamos con nuestros finalistas de esta semana: Juan Antonio Vázquez Alcayada, Kalton Bruhl y Carlos Rodríguez.»

Ganador semana 22

Kalton Bruhl
Relevo

Le deseé que tuviera un buen turno y regresé al cielo.

Finalistas semana 22

Juan Antonio Vázquez Alcayada
Por omisión           

Le deseé que tuviera un buen turno. De regreso a casa me senté en un banco del parque. Pensé en mi anodino trabajo sin pretensiones y en que había olvidado sacar los macarrones del congelador para la cena; otra vez sobras. Pensé que estaba demasiado lejos de esos años en los que todo es posible y lamenté no haber sentido esa segunda adolescencia que a partir de los cuarenta hace que te compres un coche grande para ti solo, una Harley Davidson o te apuntes al gimnasio. Eché de menos la gente que no estaba y como cada noche miré hacia el puente que cruzaba las vías.

Carlos Rodríguez
Adversario

Le deseé que tuviera un buen turno y me fui a casa. Era verano. Recuerdo que hacía mucho sol y me costó coger el sueño. Pero al final lo logré. Y hasta hoy. Hasta hace un rato, concretamente. Y ha sido hojear el periódico y caérseme el alma a los pies. Maldita la hora, si se me permite la expresión, en que le hice caso. “Has hecho bien expulsándolos del Edén, pero entiendo que es decepcionante. Mejor te tomas un descanso que ya te relevo yo”. Le pregunté, recuerdo, si estaba seguro. Él simplemente susurró: “Confía en mí”.


Semana 21: Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero

Fecha: 2/4/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 1095

«Comenzamos otro mes más, charlando con los finalistas de esta semana, Juancho Plaza, Álvaro Corcuera Y Joaquín Valls. Además, conocemos la librería ‘Roca’ en el municipio de Valls, en Tarragona, que este año ha cumplido 70 años.»

Ganador semana 21

Juancho Plaza Gómez
Rutinas

Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero. Arriba, al escuchar el disparo, los demás recogimos la baraja trucada, nos cambiamos de ropa, nos lavamos las manos y dejamos cerradas las taquillas. Esperamos al nuevo para salir juntos. Fichamos en el reloj de la entrada y abandonamos el zulo. Les propuse tomar unos vinos, pero todos tenían compromisos. Unos la novia, los otros la familia. Así que me quedé rezagado y no pude evitar mirar hacia atrás. Sentí la satisfacción del trabajo bien hecho. Al girarme de nuevo, me di de cara con la señora de la limpieza, que llegaba, y le deseé que tuviera un buen turno.

Finalistas semana 21

Álvaro Corcuera Ruiz
Prisionera

Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero, como solía llamarlo, despacio, muy despacio, rodeando aquel cuello rugoso con sus manos viejas aunque todavía suaves, procurando que un hilo de aire siguiera fluyendo por su cuerpo, a cámara lenta, sin dejar de mirarlo fijamente a los ojos, sin soltar una lágrima, ni siquiera un recuerdo o un rencor, sin mostrar temor, placer o desidia, tan sólo matando.

Joaquín Valls Arnau
La buena muerte

Luego cruzó el pasillo, bajó al sótano y mató al prisionero, que dormía sobre el suelo, tapándole simultáneamente la nariz y la boca. A su sargento le diría que lo había hallado muerto en su celda. Durante los últimos días había brotado en su interior una secreta admiración hacia aquel viejo de apariencia frágil a quien habían sometido a varias tandas de interrogatorios, y que tanto le recordaba a su padre. Igual de leal y testarudo que él, se habría dejado arrancar la piel a tiras antes que delatar a alguno de los suyos.


Semana 20: La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre

Fecha: 19/03/2014 | Escuchar programa | Relatos recibidos: 398

«A partir de esta frase conocemos los relatos de los finalistas de esta semana, Ana Arrias, Maricruz Picó, y Carlos Burgos. Además, invitamos como jurado a Miguel Lázaro, editor de Cabaret Voltaire, ubicada en Barcelona.»

Ganador semana 20

Ana Sarrias Oteiza
Ofensa

“La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre”. Cerró el libro. Si algo odiaba era esos finales con moralina. Se levantó. Se tomó el tiempo de meter la camisa del pijama por dentro del pantalón y cargó la pistola. Luego cruzó el pasillo, bajo al sótano y mató al prisionero.

Finalistas semana 20

Maricruz Picó Benita
Grandes esperanzas

La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre. Lo otro no duró nada: los empujones, los puñetazos, verlo caer al suelo. El insultarlo, llamarlo “tío mierda”, cosas así. Las patadas que le dimos y que una le acertara en la nariz y se la rompiese. Los veinte miserables euros que llevaba en la cartera. Nos enteramos por el DNI del nombre del tipo, nos sonaba. ¿De qué? De golpe nos acordamos: nos miraba a los ojos, como diez años más joven, y nos estaba diciendo “No hagáis caso de los demás profesores. Yo sé que sois buenos chicos, sé que algún día haréis algo grande”.

Carlos Burgos
El gen de la vergüenza

La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre. Es más, se convirtió en algo contagioso y hereditario. Así que, harta de que tuviéramos que mudarnos como apestados, mi mujer les dio su apellido a nuestros hijos, en un intento de que se librasen por fin. Pero no hubo forma, porque, tanto la longitud de la lengua, como ese virtuosismo innato para cualquier baile frenético, los delataba.


Semana 19: Nuestros mismos ojos

Fecha: 12/03/2014 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 599

«Charlamos con los tres finalistas de esta segunda semana de Marzo: Florencio Meler, Carmen Salgado y María Josefa Mardaras. Además conocemos la editorial Lck15, ubicada en Valladolid.»

Ganador semana 19

Florencio Meler Murillo
Traición

Nuestros mismos ojos le delataron. Estábamos jugando en el suelo cuando la puerta estalló. El hombre que entró por ella nos agarró del pescuezo y casi escupiéndonos gritó: ¡¿Dónde se esconde?! Entonces, el miedo de uno, o quizá el de todos, dejó escapar una mirada hacia la pared falsa. Luego todo fue muy rápido, en menos de tres minutos se habían llevado a nuestro padre. La vergüenza que nos ganamos aquella noche, en cambio, nos acompañaría para siempre.

Finalistas semana 19

Carmen Salgado Romera
Mestizaje

—¡Nuestros mismos ojos! Mira sus ojitos cariño: Verdes. Como los tuyos. Y estos otros…
—Sí, mi vida. Azules. Azules, como los tuyos. ¿Verdad que es la niña más bonita del universo?

María Josefa Mardaras Suárez
Acuerdo

¡Nuestros mismos ojos! Matilde arrebolada contempla una carita sonrosada emergiendo de una nube de encaje que amarillea por el lustre del tiempo.
Apenas se atreve a tenerlo entre sus brazos, se sienta en el sofá, sus ojos de gacela herida se levantan hacia su marido: ¡Somos padres, tu apellido no se perderá! Él la mira con ternura fatigada, se inclina, besa su cabello. Luego se vuelve a la figura discreta que les observa, los brazos cruzados escondiendo las manos en las amplias bocamangas de sarga marrón, hace un gesto con la cabeza, la mujer, callada, asiente, abre la puerta y se va.


Semana 18: Tanto visitante inesperado

Fecha: 05/03/2014 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 1130

«Charlamos con los tres finalistas de esta primera semana de marzo: Lidia Sanchis, Manuel Nicolás y Patricia Collazo. Además, invitamos como jurado a Luís Piedrahita.»

Ganador semana 18

Lidia Sanchis Sorribes
Adiós y hola

Tanto visitante inesperado me llenó de zozobra. Mi padre, hombre algo tosco y de pocas palabras, nunca tuvo muchos amigos. Pero entre aquel grupo de gente que había acudido al tanatorio a despedirse de él y a darnos el pésame a mi madre y a mí, había bastantes rostros desconocidos: algunos hombres que supuse amigos de la mili o de la infancia, una mujer rubia y llorosa, otras que la consolaban. De pronto, alguien me puso una mano en el hombro. Me volví y vi a un joven que tenía mis mismos ojos. Nuestros mismos ojos.

Finalistas semana 18

Manuel Nicolás Andreu
Cambio de piel

Tanto visitante inesperado en el pueblo provocó un gran revuelo. Algunos de ellos venían con sus ropas mojadas, tirando con fuerza de las maletas de ruedas, desorientados. Por eso fuimos al acantilado. Llegaban en pateras, en grandes barcazas, en neumáticos, incluso a nado. Muchos se habían ahogado y se esparcían por el mar haciéndolo parecer un lago repleto de nenúfares que se movían al capricho de las olas y el viento. Los niños del pueblo se acercaban a la playa a tocar sorprendidos la blanca piel de los inmigrantes ilegales.

Patricia Collazo González
Invasión

Tanto visitante inesperado… se quejó ella. Él la miró resignado. Tenía razón. Al principio se quedaban bajo el felpudo y bastaba con limpiarse los pies antes de entrar a casa para burlarlos. Luego fueron colándose hasta la cocina y se interponían cuando el intentaba besarla al llegar. Empezó a evitar aquel terreno, tanto le importunaba verles sobre los hombros de ella convirtiendo las sonrisas en reproches. Pronto tomaron confianza y se instalaron en la sala, cubriendo de silencio las cenas y de discusiones el sofá. Era la primera vez que hablaban abiertamente de ellos. La noche anterior, lo habían echado de la cama.


Semana 17: Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial

Fecha: 19/02/2014 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 573

«Conocemos a los finalistas de esta tercera semana de febrero: Beatriz Reverter, José Manuel Dorrego y Francisco Victoria. Además, invitamos como jurado a Ana. F. Pareja, Codirectora Literaria de la Editorial Alpha Decay, en Barcelona.»

Ganador semana 17

Francisco Victoria Cánovas
El anfitrión

Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial. Acumulándolo a manos llenas, infatigable, impaciente por tener terminada cuanto antes la isla donde poder dar cabida a tanto visitante inesperado.

Finalistas semana 17

Beatriz Reverter Ibisate

Recuerdos de verano
Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial que me regalaron por mi cumpleaños el último verano que pasé en aquella casa.
Tenía muchas dudas de volver a por mi vieja bici, ahora que ella ya no estaba. Pero necesitaba revivir el recuerdo de aquellos días en los que las horas pasaban sin prisa, bajo el sol rotundo de julio, y dormíamos las noches frescas acunados por los cantos de los grillos.
Sólo de esta manera, empapándome de las sensaciones de aquel tiempo, y tocando con mis manos los recuerdos, empezaría asumir que mi abuela ya no estaría conmigo el próximo invierno.

José Manuel Dorrego Sáenz
El extraño invitado

Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial, casi como un objeto inanimado más. Decidí ponerle un nombre, Franky, por ver si al nombrarle respondía, pero nunca reacciona a mis palabras. Juraría que está muerto sino fuera porque, aún desde la cocina, escucho su respiración agónica, como de criatura abisal. Y porque devora los cuencos de comida que le dejo junto a la puerta del cuarto oscuro. Aunque no le conocía de nada, se presentó con un regalo en mi cena de cumpleaños, hace ya siete semanas. Cuando todos se fueron, no fui capaz de invitarle a que se marchara: siempre fui excesivamente cortés con las visitas.


Semana 16: Había brotado, en medio del huerto, un imponente piano de cola

Fecha: 12/02/2014 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 701

«Conocemos a los finalistas de esta segunda semana de febrero: María Elejoste, Ernesto Ortega y Carmen Llombart. Además, invitamos como jurado a Luis Piedrahita.»

Ganador semana 16

Ernesto Ortega Garrido
Sucesos más o menos extraños

Había brotado en medio del huerto un imponente piano de cola. La noticia entró en la peluquería, atravesó la plaza y salió del bar. En pocas horas el pueblo entero desfiló por allí. Resultó que todos entendían de pianos: que si un Bösendorfer siempre será un Bösendorfer, que donde esté un Steinway… Quisieron escucharlo, tocarlo, acariciarlo. Se organizaron cursos, concursos, conciertos. Hasta que un buen día el interés empezó a disminuir y una mañana, cuando ya solo los pájaros le prestaban atención, la grúa se lo llevó al depósito municipal. Y allí sigue, en silencio, acumulando polvo, junto al proyector de cine, el barco pirata y la nave espacial.

Finalistas semana 16

María Elejoste Larrucea
Agua de mayo

Había brotado en medio del huerto un imponente piano de cola.
—Eso por regar con agua de “lavanda” —dijo la abuela que se le iba un poco la cabeza.
Una semana después había unos alemanes comiendo salchichas y bebiendo cerveza.
—Y eso por usar agua de colonia —sentenció la yaya con ese tono de “sí ya lo sabía yo”.
A partir de ahí se sucedieron unas sirenas, por eso del agua marina, unos diamantes, achacables al agua mineral y hasta un globo aerostático por culpa de la gaseosa.
Cuando murió la abuela, llovió a cántaros y salió el arco iris.

Carmen Llombart Velázquez
Disonancias

Había brotado, en medio del huerto, un imponente piano de cola, pero nosotros lo bordeábamos indiferentes, recogiendo habas y acelgas como si nada. Madre dejó que la mala hierba lo cercara y, con el tiempo, desapareció tras los cardos. Algunas tardes, un pajarillo se paseaba por las teclas, creando caprichosas melodías que se colaban en casa. A mi hermano y a mí nos brillaban los ojos y sonreíamos clandestinos. Entonces, Madre comenzaba a machar aceitunas o majaba algo en el mortero con saña, ahogando a golpes el prodigio.
Una noche nos lo robaron. Sobre el rastro de cebollas pisoteadas, Padre lloraba cabizbajo. Justo donde cayeron sus lágrimas, afloró un elegante clavicordio.


Semana 15: Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos

Fecha: 05/02/2014 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 1111

«Conocemos a los finalistas de esta primera semana de febrero: Miguel Montañés, Xavier Blanco y Emilio Luna. Además, invitamos como jurado a María Curros, miembro del jurado del Premio, en la modalidad de mejor novela publicada en lengua castellana.»

Ganador semana 15

Xavier Blanco Luque
El abuelo

Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos, un tenedor y una cuchara, que habían germinado junto a las zanahorias. Esa misma tarde reemprendió el experimento: plantó una flauta, tres partituras y un do sostenido. Luego se sentó en el porche y empezó a silbar. Lo miramos con ojos de rutina. Durante meses abonó la tierra, regó los surcos y arrancó, incansable, las malas hierbas. Una mañana nos despertó con sus gritos; nadie entendía su corretear gallináceo, su euforia desmedida. Nos arrastró hacia los ventanales y abrió el portalón. Desde allí pudimos contemplar, fascinados, como había brotado, en medio del huerto, un imponente piano de cola.

Finalistas semana 15

Miguel Montañés Esquíroz
Zombie Kid

Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos del cajón. Cuchillo y tenedor. Como cada día, se aplicó en conseguir unas buenas circunvoluciones y una forma y textura apropiadas. Cuando el filete de pollo adquirió un aspecto convincente, se acercó al salón donde el pequeño Víctor esperaba su cena.
—¡Cerebro! —grito entusiasmado.
—Cerebro —confirmó ella.
Fue en un campamento. En Fuenterrabía. Allí contrajo una rara enfermedad y terminó convirtiéndole en el zombi que, después de todo, seguía siendo su hijo. Mientras le observaba comer pensó que lo bueno de aquello era que los zombis muy listos no son. Y que ahora al chaval le encantaba la coliflor.

Emilio Luna Rodríguez
Escasez

Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos, se acercó a la ventana y aguzó el oído. Le había dicho a su marido que dos eran pocos, debería de escuchar otro. Tras unos segundos el sonido del tercer disparo llegó a la cabaña con claridad. Sonriendo retiró el tercer cubierto. “Espero que se haya quedado con las niñas, trabajan más y comen menos.”


Semana 14: Pero esta vez, ella lloró

Fecha: 22/01/2013 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 726

«Celebramos una nueva edición de ‘Relatos en cadena’ con los tres finalistas de esta seman: María Jesús Gómez, Raquel Puente y Blanca Rodríguez, quienes han redactado un microrrelato a partir de la frase “Pero esta vez, ella lloró”.»

Ganador semana 14

María Jesús Gómez Vitoria
Arrastrando los pies

Pero esta vez, ella lloró mientras cerraba la puerta. Removió las brasas de la chimenea y se acercó a ver como iba el caldo del puchero. En la mesa tres cubiertos como siempre. El perro levantó las cejas para observarla y con un leve gemido le recordó que tenía que comer. Sin darse cuenta iba arrastrando los pies. Buscó en la agenda alguien con quien hablar pero la mitad no estaban ya. Volvió a mover las brasas, acarició al perro. Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos.

Finalistas semana 14

Raquel Puente Carballo
Frente al espejo

Pero esta vez, ella lloró. Al ver la figura, flaca, casi escuálida, que le devolvía el espejo. Su pelo enmarañado, su tez pálida, sus ojos inexpresivos… Hacía más de un año que aquella mañana de invierno, como cualquier otra, justo antes de salir de casa para ir al trabajo, frente al espejo, había repasado el carmín de sus labios.
En todo ese tiempo no había derramado ni una sola lágrima. En el campo de Ravensbrück, por supuesto, no había espejos.

Blanca Rodríguez Estrada
Rosas

Pero esta vez, ella lloró. Él no entendía nada. Aquella mujer aparecía cada día en la habitación y trataba de abrazarle. Normalmente incómodo por su presencia llamaba a una enfermera, a lo que ella sonriente solía responder con un “papá mientras yo esté aquí no hace falta que la llames”. Esta vez él se puso mas serio. Agarró el jarrón con flores que reposaba en su mesilla y lo estampó contra la pared de enfrente. Ella se puso a llorar. Él volvió a abstraerse en su periódico. Como si en la habitación no hubiera una mujer llorando y una pared manchada de rosas.


Semana 13: Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro

Fecha: 15/01/2013 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 578

«Charlamos con los autores de los microrrelatos finalistas de esta semana: Eva Díaz, María del Puy Moya y Alfredo Herrera. Además, ésta tarde invitamos como jurado a Emilio Sánchez, uno de los editores de la editorial libros del KO, en Madrid.»

Ganador semana 13

Eva Díaz Riobello
El hijo

“Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro por no tener cuidado”, explicaba mi tío a mamá mientras guardaba la pistola en su escritorio. Ella murmuró algo y los dos rieron. Después de morir papá se había quedado devastada y arruinada al heredarlo todo mi tío. Él nos había acogido en su casa de forma provisional, pero últimamente ya no hablaba de mudanzas, sino de lo guapa que estaba mi madre tras quitarse el luto. Yo era invisible para él, lo que facilitó las cosas. La bala le alcanzó justo cuando se inclinaba para besarla. Me había acordado de arreglar el testamento antes, pero esta vez, ella lloró.

Finalistas semana 13

María del Puy Moya Arina
Tontas casualidades

Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro yo qué sé dónde.
Tan tontamente como me rebané los dedos del pie con el hacha que me diste para cortar la leña y que tenía el mango lleno de grasa.
Y, qué me dices, cariño, de la forma tan tonta en que perdí la oreja por no darme cuenta de que te habías dejado encendido el ventilador mientras yo lo arreglaba.
Así que no, no quiero revisar la escopeta porque creas que se atasca.
—No seas tonto, cielo, y mira el cañón, que me ha parecido ver algo dentro.

Alfredo Herrera Santana
A las duras y a las maduras

Y así, tontamente, acabe pegándome un tiro
—¿Tontamente Javier?
—Sí papá, tontamente.
—¿Javier, me estás diciendo que esta noche vas a ir a una fiesta con tus amigos, a casa de un tipo llamado el pulpo, el cual quizás deje caer accidentalmente medio gramo de coca sobre la mesa del salón junto con un billete de 50 euros, y tú, tontamente es posible que acabes pegándote un tiro?
—Así es papá, tontamente.
—Espero que entiendas Javier que tontamente voy a propinarte un bofetón.
—¡Eso es diferente papá!
—Lo siento, Javier, pero si eres tan tonto para una cosa lo eres para otra.


Semana 12: Naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo

Fecha: 08/01/2013 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 373

«Charlamos con los autores de los microrrelatos finalistas de esta semana: Lola Morales, José Agustín Navarro y Teo Crespo. Además conocemos a Oscar Sipán, escritor y uno de los editores de la editorial Tropo en Zaragoza»

Ganador semana 12

José Agustín Navarro Martínez
La mala educación

Naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo, pienso mientras el militar del 8º A entra en el ascensor y me saluda. Pero yo no contesto para evitar que de ese buenos días pasemos a hablar del frío, y el frío nos conduzca a una sopa caliente, y la sopa caliente desemboque en asuntos de restaurantes, y los restaurantes nos induzcan a parlotear de buffet y de selfservice, y ambos conceptos evoquen el placer que su mujer me dispensó durante las dos últimas semanas, y así, tontamente, acabe pegándome un tiro.

Finalistas semana 12

Lola Morales Ruiz
En efectivo o tarjeta

—Naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo —dice susurrando, apoyado en el mostrador.
—Perfecto, señor. ¿Desea algo más? ¿Quizá apagado automático? ¿Luces internas?
—Rubia. Sí, rubia y alta. Con estudios. Y que sepa cocinar.
—Podemos configurar a la androide como usted desee, el precio es el mismo. ¿Pagará por horas o días? El máximo son tres días.
—Que juegue al tenis y deje que le enseñe algunos golpes. ¿Y si se enamora de mí? ¿Y si no quiere volver?
—Claro, señor, quién sabe… —dice la dependienta mirando al techo—. ¿En efectivo o tarjeta?

Teo Crespo Santacreu
Secretos no compartidos

“Naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo. Llámame.” Y a continuación, su número de teléfono. Así rezan las tres líneas de ese escueto anuncio de la sección de contactos. El mismo número de teléfono que me llama cada noche a la hora de la cena para darme un beso y las buenas noches. Desde la muerte de su madre, y mi posterior despido, todo está costando demasiado. Sus estudios universitarios, mi soledad…
Ha llamado hace un rato, y bien, como siempre. Vendrá tras los exámenes si no encuentra trabajo, dice. Que la quiero, princesa, le respondo yo.


Semana 11: La mujer que iba en el coche a mi lado

Fecha: 31/12/2013 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 579

«Charlamos con los autores de los microrrelatos finalistas de esta semana: Ricardo Hierro, Trini Pestaña y María Gil Sierra.»

Ganador semana 11

Trini Pestaña Yáñez
El gigoló

La mujer que iba en el coche a mi lado era una bruja. Tenía la nariz ganchuda, el pelo ralo, escaso, surcos en vez de arrugas, manos como garfios y un cuerpecillo consumido. Si me saltaba un semáforo, de su boca salían sapos y culebras. Yo contaba hasta diez, recordaba que el Mercedes último modelo donde viajábamos estaba matriculado a mi nombre, que el Rólex de oro que le pedí nos estaba esperando en la joyería y la vieja bruja que iba a mi lado se convertía en una chica de ojos verdes, naricilla respingona y un cuerpazo de escándalo.

Finalistas semana 11

Ricardo Hierro
Atestado

La mujer que iba en el coche a mi lado comenzó a presentar síntomas de pérdida de corporeidad al poco de que tomáramos la salida 48. No pude hacer nada para impedirlo, agente. Justo a la altura de esa rotonda ya se había esfumado por completo. Aún quedan restos de las cosas que me iba diciendo adheridos a la tapicería, algún pensamiento suelto agazapado en la alfombrilla, sus secretos más oscuros los encontrará al fondo de la guantera.

María Gil Sierra
Gemelos

La mujer que iba en el coche a mi lado era mi nueva mamá. ¡Estaba tan feliz! Y no por la videoconsola que acababa de regalarme; ni porque sabía que ya no tendría que compartir habitación. Estaba tan feliz porque, por primera vez en mi vida, la suerte se había fijado en mí. Sólo faltaba un detalle insignificante. La caldera del orfanato debía de trabajar con rapidez, antes de que lo echaran de menos. Lo demás no me preocupaba. Suplantar a mi hermano sería pan comido.


Semana 10: Quizás mañana

Fecha: 18/12/2013 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 608

«Celebramos una nueva edición de ‘Relatos en Cadena’ con nuestros tres finalistas de esta semana: Ángel Revuelta, Fran Rubio y Ernesto Ortega. Contamos con el humorista Luis Piedrahita como jurado invitado.»

Ganador semana 10

Ernesto Ortega Garrido
Pequeños detalles sin importancia

–Quizás mañana o dentro de un año. ¿Quién sabe? –anuncia el doctor–, pero algún día recuperará la memoria.
Mi mujer se acerca a la cama y me besa.
–No te preocupes –dice.
Por su mirada diría que es ella la que no me reconoce. Empieza a mostrarme fotografías en las que aparecemos sonrientes, abrazados, con la Torre Eiffel o el Coliseo de fondo. Y yo pregunto, pregunto por el día que nos conocimos, por la fecha de nuestro aniversario, por las vacaciones que pasamos en Italia, por todo menos por la mujer que iba en el coche a mi lado.

Finalistas semana 10

Ángel Revuelta
Mañana

-Quizás mañana –trató de animarle Silvia mientras terminaba de vestir al bebé.
Él respondió con una cansada sonrisa. Se arrastró hasta el comedor y encendió el ordenador: iba a necesitar más currículos para los próximos días. Mientras aguardaba a que se iniciara su mujer trajo a Alba dentro de su canastillo, la dejó en el suelo frente a él y se despidió.
-Voy a casa de mi madre. Va a ayudarme con la compra de esta semana. Acuérdate de darle la medicación dentro de una hora.
Él se quedó mirando la sonriente carita del bebé, tan feliz, tan ajeno a todo.

Fran Rubio
El electricista

Quizás mañana sea tarde (he descubierto bajo la cama una maleta con su ropa de no volver); tal vez no sean más que imaginaciones mías (pero… ¿y ese tubito con polvo blanco escondido en su cajón?); probablemente, todo tenga una explicación plausible que no me atreveré a pedirle cuando salga de la bañera (¿de dónde ese repentino interés por las novelas de Patricia Highsmith?); acaso vea fantasmas por todas partes (¿y esa insistencia en renovar al alza nuestro seguro de vida?); o puede que, simplemente, sean los celos, pero cuando salga del baño, antes o después tendrá que abrir la nevera.


Semana 9: Su conciencia no podría soportarlo

Fecha: 11/12/2013 | Escuchar programa| Relatos recibidos: 532

«Celebramos una nueva edición de ‘Relatos en Cadena’ con nuestros tres finalistas de esta semana: Mayte Fernández, Laura Garrido y Jovino Manuel Fernández. Además, invitamos como jurado a Julián Rodríguez, Director Literario de la Editorial ‘Periférica’, en Cáceres.»

Ganador semana 9

Laura Garrido Barrera
Confesiones pendientes

Su conciencia no podría soportarlo, me repito, no podría soportarlo. Subo las escaleras hasta llegar al ático derecha y llamo a la puerta. Eugenia me abre. La miro con el mismo deseo de todos los días que la veo. Me pregunta si ya lo he hecho. Niego con la cabeza. Ella asiente en silencio con resignación. Le pregunto si puedo pasar. Ahora niega ella. Por favor, le imploro. No, no hasta que yo sea capaz de hacerlo. Bajo al bar de nuevo. Observó la partida de mus. El marido de Eugenia ha vuelto a ganar la partida. Quizás mañana.

Finalistas semana 9

Mayte Fernández Perez
¡Premio!

Su conciencia no podría soportarlo, eso él lo sabía. ¿Dónde tenía ese par de calzoncillos limpios? Cerró la maleta mientras el teléfono volvía a sonar. ¿Cepillo de dientes? Ya se compraría uno. Era la decisión más difícil que había tomado en toda su toda su vida pero a veces uno tenía que ser un poquito egoísta. En su lugar ellos habrían hecho lo mismo. ¿La cámara de fotos tenía suficiente batería? Se metió el pasaporte en el abrigo y comprobó que aquello era real, que sí, que el décimo de lotería premiado seguía allí, en su bolsillo.

Jovino Fernández Escudero
La ventanilla número 24

Su conciencia no podría soportarlo, abandonó la ventanilla 24 y se dirigió a la 28. El funcionario, con el habano colgando de sus labios, bizqueaba hacia su escote. Le entregó el formulario nº 12 junto con un carcomido lapicero del 2 y una desgastada goma de MILÁN. Lo rellenó y volvió a la ventanilla, ahora colapsada por una mugrienta plebe. Decidió regresar a la 24, habitada por la telaraña llena de restos de insectos y cucarachas escondidas en las grietas del mostrador. La ausencia del funcionario permitía ver la pila de herrumbrosas latas en conserva. Finalmente decidió comerse el racionamiento de su bebé.


De la semana 1 a la semana 8