Creada por Pepón Montero y Juan Maidagán (Cámara café, Los del túnel) y dirigida esta primera temporada por Pepón Montero y Borja Cobeaga (Fe de etarras, Negociador, 8 apellidos vascos), Justo Antes de Cristo es una comedia sin referentes producida por Movistar+ que aborda los clásicos estreses de la vida moderna con la originalidad de situar la historia en un contexto nunca antes usado: la época del imperio romano justo antes de Cristo.

¿Qué ocurre desde esa idea inicial, esa situación, ese diálogo que te hace reír y con el arranca la creación de una serie hasta que llega al montaje final? Jordi Costa modera esta charla-coloquio con los creadores y el director de Justo Antes de Cristo en la que conoceremos cómo se concibe una historia a cuatro manos y cuáles son las peculiaridades de crear narraciones dirigidas a la nueva ficción televisiva.

Será en nuestra sede de Madrid (calle Covarrubias, 1) el próximo lunes 29 de abril a las 19:00 h. con la participación de Borja Cobeaga, Pepón Montero, Juan Maidagán y Jordi Costa. ENTRADA GRATUITA HASTA COMPLETAR EL AFORO.

En palabras de sus creadores, Montero y Maidagán, Justo antes de Cristo es «acción con límites, muertes por daga, por cicuta, por una caída tonta, personajes de bajón, familias mosqueadas, peleas entre primos, un héroe que no tiene media hostia, sandalias que hacen rozadura, soldados sin tono muscular, excursiones al monte, tensión sexual en un capítulo, en otro, todos con gripe, un enemigo majísimo, un General que no se entera y el recuerdo de un huerto de melocotones…»

Julián López interpreta al protagonista, Manio Sempronio Galba, un neurótico del siglo XXI que vivió hace más de 2000 años, obligado a recuperar el honor perdido de su familia. Justo antes de Cristo narra las aventuras de este desastroso patricio romano en la legión del General Cneo Valerio (interpretado por César Sarachu), desplazada en el lejano frente de Tracia, territorio hostil y exótico que se ha reproducido en parajes naturales de la Comunidad de Madrid y áreas colindantes. Xosé Touriñán será Agorastocles, un nombre sencillo para un personaje complejo, un esclavo dividido entre dar parabienes a su dueño o hacer lo posible para que impere el sentido común.