Siempre que tratamos de contar historias de terror, la imaginación recurre a lugares comunes. Sin embargo, hace ya tiempo que el relato de terror ha abandonado los cauces clásicos para adoptar todo tipo de formas donde lo fundamental no son los monstruos ni las tramas truculentas, aunque las haya, sino subvertir la mirada.  Este taller propone la lectura y el análisis de tres obras actuales donde el horror es abordado de manera originalísima y magistral: Siete casas vacías y Distancia de rescate de Samanta Schweblin, y Las cosas que perdimos en el fuego de Mariana Enríquez.