Tenemos en la cabeza la imagen platónica del poeta que está a la espera de que algo le sea revelado, de que algo le sea dicho. La sociedad se ha encargado de construir a partir de ella la extraña y discutible apariencia de genio. Pero frente a esa imagen existe otra mucho menos apreciada y quizá más poderosa: la de quien derrama sobre los versos lo que ya no puede guardar dentro de sí. ¿Revelación o exorcismo?

En este curso de escritura online exploraremos las diferentes formas de poesías de la intimidad de la mano de los y las poetas que se vertieron en sus versos. Abandonando lo visionario y acercándonos a la experiencia. Poesía como indagación del yo, como expresión del deseo en sus múltiples caras, pero también como sanación o posibilidad de ser otros yoes. Nos preguntaremos, debatiremos y, a través de distintas propuestas de escritura, crearemos un espacio de investigación propia que derivará en la escritura de un pequeño proyecto poético.

“Camarada, esto no es un libro; quien toca esto, toca a un hombre”, escribió Walt Whitman sobre su obra. “Mi existencia entera es un verso oscuro”, escribió la poeta Forugh Farrojzad. “Enfoco el poema como si hablara a través de una ‘persona’. Es un Yo”, dijo Anne Exton.