cursos-escritura

Nadie duda de que cualquier periodista que entregase un texto con solo la mitad de las fuentes, estaría haciendo mal su trabajo. Debería salir de nuevo a la calle a completar su información. Las mujeres no somos un colectivo, somos el 51% de la población. Por lo tanto, incluir la perspectiva de género en las informaciones es sinónimo de profesionalidad. Igual que exigimos formación en género a los profesionales de la abogacía, policía, medicina y otros cuerpos, el periodismo debe contar con esa mirada.

El curso es eminentemente práctico y arranca con una mirada crítica a la forma de informar para entender por qué es importante incorporar más voces de mujeres en los textos. Desde el análisis de portadas, programas y formas de presentar la información, el taller busca responder en qué hemos mejorado en los últimos años en cuanto a perspectiva de género, qué falta y cómo informar con rigor sobre violencia de género. Se trabaja además en la importancia de evitar estereotipos y en la utilización de un lenguaje inclusivo de una forma inteligente.