De la novela corta o nouvelle suele decirse que es un género a caballo entre la novela y el cuento, pues necesita de la intensidad y economía de los relatos, aunque funciona, al igual que la novela, por acumulación. Este terreno híbrido es perfecto para aprender a manejar lo mejor del cuento (la intensidad) y de la novela (el desarrollo). O lo que es lo mismo: para evitar lo peor de ambos géneros. A través del uso de las herramientas que usualmente identifican a la novela corta, el alumno adquirirá una mirada amplia sobre las distintas formas de expresión literaria. Además, y si aún no ha explorado lo suficiente sus capacidades, el trabajo sobre la media distancia le permitirá descubrir si su forma de escribir se adapta mejor al cuento, a la novela o a la nouvelle.

Para llegar a tener una idea cabal de lo que es una novela corta, se trabajará ante todo la noción de unidad temática, espacial, temporal y de personaje, así como la intensidad y la tensión (piedras de toque de cualquier forma más o menos breve) a través de la acumulación y el desarrollo.  El desmenuzamiento de las reglas (que en literatura son sólo orientativas) se hará a través de la lectura de tres novelas cortas: Los adioses de Juan Carlos Onetti, El perseguidor de Julio Cortázar y Distancia de rescate de Samanta Schweblin así como de ejercicios prácticos que podrán estar encaminados a la escritura o de una nouvelle de entre 30 y 40 páginas. La escritura de esta nouvelle será opcional (aunque se recomienda), y quien no desee centrarse en un proyecto ensayará igualmente los contenidos mediante la redacción de textos.

Se alternará la teoría con la práctica, dando un mayor protagonismo a esta última a medida que avance el curso. La exposición de las características de la novela corta irá siempre acompañada de análisis de las lecturas propuestas. Será fundamental el trabajo sobre los propios textos. Los alumnos deberán presentar un proyecto o, al menos, una imagen o situación de la que se desea partir, así como una descripción de lo que se quiere conseguir. La descripción del objetivo no tiene que ver con la trama, sino con la sensación, sentimiento o idea que se quiere transmitir. Es decir: con el objeto narrativo. El desarrollo de la nouvelle a lo largo del taller consistirá en perseguir, para fijarlo a través de la escritura, dicho objeto.