¿Cuántas veces hemos leído un poema y no nos hemos enterado de nada? ¿O sí, pero sospechado que el poeta dice más? ¿Importa saber quién era el poeta, en qué momento escribió el poema o cómo se sentía? Este curso está pensado para lectores, porque sabemos que la lectura de versos exige un esfuerzo –siempre gratificante- un poco mayor que la prosa. Creemos que la mejor manera de aprender a leer e interpretar poesía es dar un paseo por lo mejor de sus textos y tratar de descubrir las claves que les dan sentido.

Así quizá descubramos que Garcilaso no tiene en realidad cuatrocientos años: en realidad se trata de un muchacho veinteañero que va por ahí escribiendo como un loco poemas de amor a su vecina. Y Jorge Manrique y Pedro Salinas no son figuras de sal o papel que nos observan desde la biblioteca, sino seres de carne que piensan, que necesitan decirnos cosas. Que no quieren complicarnos la vida con entelequias sino con pequeños secretos: claves que han de conducirnos a sutiles mensajes por debajo de la letra impresa.

Proponemos clases en las que primen la lectura y el diálogo, donde habrá un repaso a la vida, obra y movimientos a los que se adscriben los autores para pasar a la lectura y comprensión de los textos. Descubriremos las claves que desvelan las intenciones ocultas, los hallazgos y esos pequeños misterios, a veces críticos, o melancólicos, a menudo divertidos que llevaron al poeta a componer su texto. Aunque también haremos alguna incursión en la escritura, como enseñar cómo se hace un soneto, un madrigal, un haiku o un poema sencillo en verso libre.

También invitaremos a pasar por clase a poetas actuales que nos enseñarán nuestra poesía más reciente, explicando cómo trabajan sus poéticas, qué autores son sus maestros. Con ellos podremos saciar nuestra sed de preguntas acerca del proceso creativo o los problemas de interpretación de una obra.