Escribir guiones no es escribir literatura. El guionista sabe que su obra es solo el plano de otra obra mayor —la que ocupará la pantalla, meses o años después— y esto le obliga a relacionarse de otra manera con el lenguaje.

Los alumnos aprenderán las herramientas que permiten al guionista dibujar ese plano de forma precisa pero interesante, desarrollando al mismo tiempo precisión y creatividad, técnica y experiencia y entendiendo las fases por las que pasa el guion de una obra audiovisual.

Se trabajará tanto en ejercicios de escritura individuales, como en equipo y tanto sobre ideas propias como sobre premisas cerradas. El curso se completa con dos encuentros con profesionales del medio audiovisual y el análisis de dos obras audiovisuales elegidas por el equipo de profesores.