Entre los últimos años de la dictadura y la consolidación de la democracia, el cine español vivió un momento irrepetible en el que se atrevió a experimentar con nuevas formas narrativas y se lanzó a explorar temas tabú. Sobre el telón de fondo de la Contracultura, las películas reflejaron una realidad en transformación, esbozaron proyectos utópicos, dijeron todo lo que el franquismo no dejó decir y tantearon los límites de lo representable hasta que una nueva política cultural vino a interrumpir la fiesta. El pop, lo quinqui, el movimiento hippie, la radicalización política y la psicodelia desembocaron en nuevos imaginarios de una fuerte carga libertaria que, en pocos años, desaparecerían sin prácticamente dejar rastro en el paisaje del cine español tras el punto y aparte que supuso la Ley Miró. Este curso ofrece una panorámica de ese tiempo arrebatado y apasionante, ahondando en figuras que siguen ocupando un lugar de privilegio, al tiempo que intenta rescatar de cierto olvido institucional tanto a obras como cineastas que merecen ser restituidos, con todos los honores, a nuestra memoria cultural.