A lo largo de la historia, numerosos escritores han entendido la literatura como un camino de exploración en propia vida. Una forma de indagar,   una  búsqueda, un anhelo personal.  “Todo autor es su personaje y es también su propia intriga”, decía ya Flaubert, a la vez que reconocía que Madame Bovary era él mismo. Es por eso que la literatura de autoficción no es algo de reciente nacimiento; aunque el término sea algo moderno. Como su propio nombre indica, esta literatura parte de uno mismo para crear una historia de ficción. Es la interrelación entre la ficción del escritor y su propia realidad. El resultado de unir relatos reales con relatos ficticios. Un mezcla de verdad y mentira.

Decía Paul Auster: “Creo que el mundo está lleno de historias, que nuestras vidas están llenas de historias, pero que solo en determinados momentos somos capaces de verlas y entenderlas”. Este taller pretende ser una mirada hacia el interior de la propia vida, la memoria, los miedos, los sueños, para encontrar en ellos la chispa que provoque una creación literaria. Una forma de poetizar la propia vida.