VII Edición de Relatos en Cadena (Votación)

Desde esta página podrás participar en la votación popular que cada mes otorga un voto en nuestra final mensual de Relatos en Cadena. Puedes elegir a a tu favorito entre los cuatro finalistas de este mes.

Navega por los siguiente enlaces para acceder a las bases, la frase de la semana y la información completa del concurso.


Formulario para votar

El formulario permanecerá abierto hasta el próximo lunes 29 a las 12:00.

Nombre

País

Código postal

Correo electrónico

 , he leído y acepto la política de privacidad.

 , me gustaría suscribirme a vuestro boletín de noticias y recibir información sobre los cursos, promociones y actividades.

Escuela de Escritores S.L., como Responsable de los datos que nos proporcionas, te informa que su finalidad es registrar el voto que nos envías a través de este formulario. Legitimación: al marcar la casilla de aceptación estás dando tu consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podría tener como consecuencia que no podamos atender tu solicitud. Destinatarios: te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aquí. También en los servidores de CDMon (proveedor de hosting y correo electrónico) localizados en Malgrat de Mar y Barcelona. Ver política de privacidad de Mailchimp y de CDMon.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en datos@escueladeescritores.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.


Relatos participantes en la final de junio

Ganador Semana 33

Ignacio J. Borraz
En el olvido

Aquel ser diminuto que golpeaba la lente desde el otro lado bien podría haber sido el tío Francisco. Era una epidemia extraña aquella que azotaba a la tercera edad. A medida que nos íbamos olvidando de ellos, empequeñecían hasta casi desaparecer. Volví a mirar al ser y ya no le reconocí, solo me parecía vagamente familiar. En ese momento estalló como una frágil pompa de jabón y yo pude seguir con mis deberes de química.

Ganador Semana 32

José Francisco Manso Llorente
Infiltrado

Volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle.
Daba saltos y movía los brazos ostensiblemente sobre la cabeza.
Por tercera vez, bajé el arma. Aunque fuera a lo lejos, debería verlo a simple vista.
—¿Novedades cabo?— Era la voz de mi sargento.
—Hay un individuo enemigo, haciendo señas por allí. Pero por algún motivo después se oculta.
Tomó sus prismáticos y miró atentamente sin éxito.
—Apunte con mi rifle sargento— y le pasé el arma.
El sargento quiso ajustar el objetivo y me miró boquiabierto mientras me mostraba aquel ser diminuto que golpeaba la lente desde el otro lado.

Ganador Semana 31

Álvaro Botija Ibáñez
Vigilia

Salió, sigilosa, a estirar las piernas, como cada noche. Pasó junto a la garita donde el guardia roncaba a pierna suelta, envuelto en el grueso abrigo del uniforme de invierno. Sonreí al verla entrar y robarle con suma tranquilidad un cigarrillo del paquete de tabaco. Después atravesó la alambrada por ese hueco que había cortado semanas antes y que aún no habían descubierto y se sentó bajo aquel árbol desde el que siempre observaba el estrellado cielo. Quité el vaho de la lente y volví a enfocar su figura uniformada en la mirilla del rifle.

Ganador Semana 30

Chelo Sierra López
Un día de mayo de 1615

—La Inquisición no tardará en llegar —dijo alarmado por el estruendo de los cascos de los caballos, el chirrido de las ruedas de los carros y los gritos que se oían cada vez más cerca. Maldijo una y mil veces la locura de su hija, empecinada en hacer creer a todo el mundo que poseía la pócima de la inmortalidad, y se apresuró a abrir la tapa de una tinaja vacía de las que solía usar para almacenar el vino—. Rápido, aquí, escóndete. Magdalena obedeció y permaneció quieta y callada hasta que, cuatrocientos años después, salió, sigilosa, a estirar las piernas.