Relatos con música, letras que transportan notas, páginas que se escuchan. Nosotros ponemos la música y tu la historia. Ese es el reto que cada verano os proponemos en Relatos con Banda Sonora, el concurso de microrrelatos que organizamos con el programa La Ventana de la Cadena SER. Cada semana proponíamos tres canciones que servían como inspiración y elegíamos un finalista por canción que competían en la final semanal. Las seis semanas de concurso nos dejaron seis bandas sonoras –Ciudad vampira, de Nacho Vegas; Juan Charrasqueado, de Vicente Fernández; Smells like a teen spirit, de Nirvana; Un buen día, de Los Planetas; El mundo se va a acabar, de Pauline en la playa y  Should I stay or should I go, de The Clash- y otras tantas historias finalistas escritas por Lorenzo Rubio, Lola Morales, Sara Redondo, Juan Antonio Vázquez, Yolanda Nava y Asun Gárate.

El lunes 31 de agosto a las siete de la tarde nuestro profesor, Jorge Dioni, acompañado de Roberto Sánchez, el director de la edición estival de La Ventana y los seis finalistas eligieron al ganador de la III edición de Relatos con Banda Sonora: Juan Antonio Vázquez con el microrrelato titulado Esperanza y el fin de semana, inspirado en la canción Un buen día, de Los Planetas. Juan Antonio recibirá como premio un taller trimestral de la nueva programación del Curso 2015-2016 de Escuela de Escritores.

Aquí os dejamos el relato ganador. Podéis leer todos los finalistas de esta III edición de Relatos con Banda Sonora en la página que recopila la información del concurso completo, haciendo clic aquí.

los-planetas

“El sol apenas empuja por las rendijas de la persiana y ya ha terminado la limpieza: hizo el polvo, el baño y barrió la entrada. Compró ayer, que a  última hora hay menos colas; ahora corta, sofríe y rehoga. Solo se detiene para quitarse las gafas cuando se empañan. A las doce arrastra la mesa al centro como puede que los años pesan, y pasan. Aguarda. A las tres, mete una ración de paella en la fiambrera y baja a la iglesia. Para el párroco, piensa. Como siempre le dirá que sobró de la comida familiar. Y el domingo, pasa.”