Diario escrito por: Lorena Briedis
Desde la Orivesi Collage of Arts de Finlandia
Durante el #IntercambioEdEOrivesi
Del 18 de enero al 18 de marzo de 2016

Bubbles

7 de marzo, 2016

lorena-diario-fines-5.2En vísperas de mi vuelta a España, el día anterior antes de partir, aún con las maletas abiertas y vacías en mi habitación, me encomendé con Lila a una tarea mucho más importante que empacar —¡por supuesto!— y que acabó convirtiéndose, sin sospecharlo, en una misión de vida o muerte: encontrar burbujas de jabón en Orivesi.

Piensen que ya habíamos recorrido dos de las cinco tiendas del pueblo en las que teníamos remota posibilidad de encontrarlas y que en Orivesi —al igual que en toda Finlandia, me temo— no existe tal cosa como un chino. «How come! If soap bubbles were THE THING when I was a child!», me decía Lila indignada.

El día anterior ya me había despedido de Risto, luego de nuestra última clase de Poesía. En ese último encuentro, antes de abrazarnos en la estación de autobuses de Orivesi, Risto me había dejado por escrito en el cuaderno una de sus advertencias: «Remember what Blake says: Every child will be crucified.» Por esta razón, supongo que encontrar burbujas de jabón esa tarde en Orivesi para la presentación final de nuestra obra de teatro se convirtió, de pronto, en una misión de vida o muerte. Sospecho que, en esencia, eso era lo que el personaje de Lila —la niña— venía a advertir, sencillamente, con esa pieza: esa crucifixión de la infancia. Bubbles, they say —arrancaba diciendo en el monólogo de su personaje—. They would be fun, they say.

Recorrimos todavía la tercera y la cuarta tienda y nada. O ya el jabón de burbujas no se llevaba en Finlandia o los finlandeses del pueblo se lo habían bebido (que podía ser otra posibilidad). Ya aquello empezaba a parecerme un correlato de la pieza misma cuando el personaje de la niña va experimentando una serie de encuentros frustrados y fallidos según va itinerando por la vida de tres personajes más: una adolescente ansiosa y locuaz, despavorida por el presentimiento del silencio «Don’t speak, just listen! Don’t speak just listen!», un chico violento y sin nombre «I don’t have a name but you can call me John» y una mujer de mediana edad atravesada por una historia de desamor «I hate my hands. They remind me that there is always something missing.» Tres personajes, en suma, aislados en la acústica solitaria de sus burbujas monologantes.


En esencia, esto es lo que, quizá, estas cuatro chicas, en calidad de actrices, se proponían contar con esta pieza de creación colectiva que estuvimos desarrollando en conjunto durante las siete sesiones de nuestro taller de teatro: la errancia de una niña en busca de alguien que le enseñe a soplar burbujas de jabón y que, de algún modo, salve en ella esa promesa de infancia —«Bubbles! They would be fun, they say—. Asimismo, con esta pieza planteaban la narración poética y desnuda del tránsito que recorre una niña desde la frustración y el desencuentro hacia el milagro que obra el encuentro humano y el reconocimiento de la inocencia y la esperanza y que, en definitiva, se sintetiza en la resurrección de la infancia allí, en esas tres vidas que la habían crucificado. Por todo esto, ¡insisto!, con las burbujas de jabón, esa tarde en Orivesi, nos estábamos jugando un infanticidio.

«Hey! Here they are! Princess bubbles! Yeyyy!», corrió Lila a mostrármelas en el último almacén donde, ¡finalmente!, las encontramos. Así fue cómo esa tarde de jueves, en vísperas de mi partida, pudimos contarle a nuestro público del Oriveden Opisto que las burbujas de jabón eran THE THING, que eran LO MÁS.

«They are fun, I say!», cierra diciendo la niña en la última imagen de la pieza mientras va llenando el escenario con sus burbujas, desafiando, finalmente, la profecía de Blake.

Ahora que lo pienso —ya de vuelta en España—, tengo que escribirle a Risto y contárselo.

 

#IntercambioEdEOrivesi
Clic aquí para leer la entrada anterior de Diario Finés
 


Este viaje está siendo subvencionado por los programas de movilidad de Erasmus+, agradecemos a la SEPIE la oportunidad que nos prestan de poder participar de una manera activa en un programa de formación europeo entre nuestros profesores. También agradecemos a la EACWP la gran oportunidad que nos brinda de cara al intercambio con otras escuelas europeas.

EU flag-Erasmus