La novela histórica tiene que ser, ante todo, una buena novela, a secas.  Es un género que parece estar de moda, pues proliferan títulos ambientados en personajes históricos, sin embargo, algunos autores la ocupan sólo como telón de fondo y no como medio para la comprensión de una época.

Desde Homero hasta nuestros días, la literatura ha partido siempre de la realidad: precisamente por eso tiene interés. La novela histórica sigue fascinando porque nos muestra cómo el escritor transforma hechos reales en literatura, en ficción.

Benito Pérez Galdós decía que la verdadera novela histórica la hacían los personajes anónimos, esos personajes de ficción que participan como actores en los acontecimientos históricos, aunque ahora abundan historias noveladas que huyen de la ficción como si con eso rompieran su compromiso con lo veraz.  Lo cierto es que es un género que despierta fascinación desde Yourcenar y sus intimistas Memorias de Adriano, pasando por Ken Follet con sus Pilares de la Tierra hasta la erudita El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

En este taller os daremos las herramientas para poder crear una novela histórica.  A lo largo de seis meses, se llevarán a cabo ejercicios narrativos que os lleven a tener un mayor control en las distintas maneras de narrar los hechos reales, basándonos siempre en ejemplos prácticos de obras de otros novelistas.  Abordaremos cómo crear un personaje histórico, recrear escenas históricas, aprenderemos cuánta dosis de ficción y de realidad se debe incluir, y cómo utilizar la ficción en favor de la historia o viceversa.  Cada quince días tendréis que elaborar un ejercicio que combinará la escritura creativa con la novela histórica, siempre buscando el aprendizaje a través de ejercicios lúdicos que reten tanto vuestra creatividad como la calidad literaria.