Dos de los aspectos fundamentales de lo que se ha venido denominando “estilo” son el ritmo y la capacidad de desarrollar un imaginario propio. En esta segunda parte del curso incidiremos en aspectos de ritmo de manera más profunda y también veremos cómo se desarrolla un imaginario propio, para enriquecer nuestros textos y hacerlos originales y únicos. La metáfora, acaso una de las grandes desconocidas de nuestro tiempo será uno de los hilos conductores más poderosos del nuevo curso, permitiendo que con ella y a su través podamos establecer una conexión con los lectores profunda y continuada en el tiempo.

Aunque es aconsejable haber cursado La música de las palabras, no es imprescindible ya que se trata de dos programas diferentes y complementarios.