La muerte de Jack el destripador es un monólogo de Fernando Marías que interpreta su propio autor y que antes de ser un monólogo iba a ser un relato o un guión o una novela corta… Durante años, Fernando Marías trató de escribir ese relato o ese guión o esa novela corta sin que resultara posible sortear los obstáculos de construcción narrativa que surgían en el camino. Un día, inesperada y sorpresivamente, durante una larga espera en un bar solitario de carretera que al autor entretuvo revisando aquella vieja e imposible historia, vislumbró, como una revelación, cuál era el principal problema, de solución ahora transparente como un cristal recién lavado, que había bloqueado la construcción de este relato sobre la muerte real del famoso asesino en serie. Desde ahí una tras otra fueron cayendo con naturalidad todas las barreras, hasta que La muerte de Jack El destripador asomó como lo que ahora es: un monólogo en el que, a la vez que se cuenta una historia, se reflexiona sobre los determinados asuntos de la construcción narrativa.

Por ello este proyecto se muestra en dos partes: el monólogo en sí mismo y luego, tras él, la repetición del mismo deteniéndose en aquellos puntos de estructura y construcción que durante tan largo tiempo se mostraron invencibles. Se trata, según el autor, de un monólogo & taller vivo y en evolución permanente, pues siempre genera conclusiones sorpresivas.