El ser humano ama, se relaciona, se siente atraído, intenta atraer… Pero, en ocasiones, los personajes de la literatura dejan de lado sus deseos sexuales, su excitación y su atractivo porque el escritor que los ha creado se siente incapaz de manejarse con el erotismo que su historia y sus personajes demandan. El objetivo de este curso es aproximarse al erotismo narrativo, perderle el miedo, para poder escribir una escena erótica, independientemente del género en el que se encuadre la novela o el relato en el que estemos trabajando.