X Edición de Relatos en Cadena (Votación)

Desde esta página podrás participar en la votación popular que cada mes otorga un voto en nuestra final mensual de Relatos en Cadena. Puedes elegir a a tu favorito entre los cuatro finalistas de este mes.

Navega por los siguiente enlaces para acceder a las bases, la frase de la semana y la información completa del concurso.


Votación abierta hasta el lunes 27 de febrero a las 12.00h

Nombre

Correo electrónico

Ciudad

Microrrelato elegido:


Ganadora semana 19

Martina Polo Barrachina
Cumpleaños

En el lugar más recóndito de la isla encerró a los piratas que mamá le había presentado. Luego, subió al torreón del castillo y allí dejó dormidas a todas las princesas que conocía. Cogió las cosquillas y las metió sin cuidado en un cajón, y soltó al unicornio y a los dragones y ni siquiera giró la cabeza para mirar cómo desaparecían. Encogió a los gigantes y a las hadas les quitó la varita y les cortó las alas. Hecha la limpieza general, cerró los ojos y sopló las velas.


Ganador semana 18

Lorenzo Rubio Martínez
Visita inesperada

Debo decidir qué hacer con el loro que, por sorpresa, se ha posado en mi hombro mientras dormía en la isla desierta en la que vivo desde el naufragio del crucero. Lo primero que pienso es en comérmelo, pero me hice vegetariano en estas tierras y ahora solo pruebo cocos. Lo segundo, atarle un mensaje de socorro y lanzarlo a volar, pero se vive muy bien aquí y echaría de menos a los simios. Al final, decido dejarlo en mi hombro, llamarlo Bocazas y hacerme pirata. En cuanto encontremos el tesoro, vamos a enterrarlo en el lugar más recóndito de la isla.


Ganador semana 17

Pepe Fuertes Tarazona
Cáculo de posibilidades

El armario donde acababa de encerrar a su muñeca preferida envuelta con papel de regalo reciclado del año anterior. Pongo una. El baúl donde había escondido el coche de madera del pequeño. Pongo una. Las pistas que indicaban dónde tenían que buscar los regalos de Navidad. Pongo una. La ilusión en los ojos de los niños buscando tesoros, aunque sepan que, año tras año, sólo encontrarán sus propios juguetes. Pongo una. Los décimos y participaciones que, de nuevo, no han tocado. Pongo otra. La carta de despido, la notificación del banco y la nevera vacía. Lleno el cargador, lo pongo en la pistola y me quedo mirándola. Debo decidir.