IV Antonio Villalba de cartas de amor

14 de febrero, 2005

¿Se puede decir algo del amor que aún no se haya dicho?, ¿se puede hablar de amor sin caer en la cursilería y el empalago?, ¿tiene eso alguna importancia a la hora de sentarnos a escribir una carta de amor verdadero?

Si hay una suerte difícil en esto del escribir, esa es la de plasmar los sentimientos. Silencios que lo dicen todo, miradas desesperadas, las palabras justas para dibujar una frase en las emociones del lector. Seguramente, uno de los rasgos que distinguen a un buen escritor de uno mediocre sea su capacidad para expresar sentimientos sin acudir a los tópicos ya mil veces dichos y a las generalidades vacías de la menor emoción verdadera.

Y es que ponerse cursi es, seguramente, malo, pero mucho peor es, eso seguro, tener miedo a los sentimientos y refugiarse en esos textos puede que correctos, pero terriblemente fríos, que tanto abundan en la literatura de hoy.

Ni cursi, ni tópico, ni frío, ni demasiado general, qué difícil parece escribir con sentimiento, y más aún si se trata de una carta de amor. Y, sin embargo, lo cierto es que es muy sencillo, solo es cuestión de conectar con nuestro sentimiento, con ese AMOR al que vamos a dirigirnos, y dejar que nuestras palabras lo trasladen al papel. Y de no descansar, claro, hasta que las palabras hagan justicia a lo que sentimos.

El sábado, 12 de febrero de 2005, en el acto que se celebró en la Sala Artépolis de Madrid, a las 19.30, se hizo público el fallo del IV Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor.

El fallo del concurso, en su cuarta edición, contó como invitados especiales a los miembros del foro de debate Escritura Creativa, que celebraban también su cuarto aniversario. En dicha lista de correo nació el concurso Antonio Villalba cuatro años atrás.



Ganadores y finalistas

Carta ganadora del primer premio

Cartas finalistas


    Acta del concurso

    A la finalización del plazo de recepción de relatos del IV Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor, se recibieron un total de 1359 cartas que cumplían los requisitos de las bases del mismo. Estas cartas fueron objeto de una primera lectura por parte de los miembros del jurado, en la que se seleccionaron las 23 cartas semifinalistas entre las que, en una primera votación, se seleccionaron las 6 cartas finalistas. Entre estas 6 cartas finalistas se eligió la carta ganadora, mediante una segunda y definitiva votación. En dicha votación, cada miembro del jurado distribuyó los siguientes puntos:

    • 7 puntos para la carta seleccionada en primer lugar,
    •  5 para la segunda,
    • 3 para la tercera,
    • 2 para la cuarta,
    • 1 para la quinta y
    • 0 para la sexta.

    Finalizada la votación y contados todos los votos emitidos, el jurado del IV Concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor compuesto por Ignacio Ferrando, Lola Adame, Sonia Aldama, Virginia Ruiz, Pablo Insua, José Delclaux, Cristina Martín, Reyes Velayos, Esperanza Fabregat, Nieves Díaz, David Gallego y Magdalena Tirado, actuando Javier Sagarna de secretario sin voz ni voto, acuerda conceder los siguientes premios:

    Carta ganadora, con 51 puntos, del premio de 300 euros en efectivo, un lote romántico/relax compuesto de cava, velas, sales de baño, incienso, aceite para masajes, música de sitar, un corazón blando y apasionado, veinte poemas de amor y una canción desesperada, y publicación del texto en la página web de la Escuela de Escritores:

    • Ángulo muerto, presentada a concurso bajo el seudónimo “Bienteveo”, y cuya autora es María de Miguel y Gallo, de Madrid (España).

    Finalistas, con derecho a la publicación en la página web de la Escuela de Escritores:

    • 2ª clasificada, con 45 puntos: Te regalo un cuento, presentada a concurso bajo el seudónimo “Nicolás Capablanca” y cuyo autor es Jorge Gonzalvo Díaz de Madrid (España).
    • 3ª clasificada, con 42 puntos: Aunque ya no sea asunto mío, presentada a concurso bajo el seudónimo “Titina”, y cuya autora es Beatriz Porras Ayala, de Badajoz (España).
    • 4ª clasificada, con 35 puntos: De lo que cae para ti, presentada a concurso bajo el seudónimo “Ramón Calandria”, y cuyo autor es Fernando del Teso González de Gernika (España).
    • 5ª clasificada, con 25 puntos: Ni carne ni pescado, presentada a concurso bajo el seudónimo “Paolo Contatore”, y cuyo autor es Aster Navas de Portugalete, Vizcaya (España).
    • 6ª clasificada, con 17 puntos: Trozo de amor, presentada a concurso bajo el seudónimo “Violeta”, y cuya autora es Claudia Reina Antúnez de México (México).

    El jurado quiere felicitar a la ganadora y a los finalistas, así como a los 1359 autores participantes, por el trabajo realizado y agradecerles su participación.

    Javier Sagarna, secretario
    Madrid a 14 de febrero de 2005