I Concurso de Audiogramas

28 de agosto, 2006

Audiograma
(De audio- y -grama)
1. m. Curva que representa el grado de agudeza con que percibe un individuo los sonidos.

Con este concurso de audiogramas queremos darle un sentido figurado a esta palabra y comprobar, así, el grado de agudeza literaria de los radioyentes al dejarse empapar por ciertos sonidos evocadores.

¿Quién no recuerda los sonidos lejanos de una radio que decía: “Franco… ha muerto”, “¡Al suelo, coño!”, “And the winner is… Pedrooooo”, “Dos millones de personas en el Paseo de la Castellana: libertad, libertad, sin ira libertad…”, “¡Habemus Papa!”?

Son muchos los sonidos que desde hace más de 80 años se guardan en los archivos de la Cadena Ser y que ya forman parte de la historia. Muchos los acontecimientos en los que todos, de una u otra forma, como protagonistas o como simples oyentes, hemos participado. Evocación, sonoridad, recreación, ingenio… Las posibilidades literarias que nos ofrecerán estos fragmentos son infinitas. Por ello te invitamos a enviarnos tus audiogramas, esos microcuentos basados en los cortes sonoros que cada semana te propondremos.

Escuela de Escritores y el programa Hoy por hoy de la Cadena SER os proponen un concurso de microcuentos en los que el sonido, la música, la voz, en definitiva, la radio serán las musas de la literatura.

Los cuatro archivos sonoros de la Fonoteca de la SER, que cada lunes seleccionarán Luis del Val y Pedro Blanco, serán el hilo argumental a partir del cual podréis tejer vuestras historias.


Ganador

Lola Sanabria García
Fragmento elegido: Challenger
Título: Nostalgia

Cuando trajeron al abuelo a casa, dejó de hablar y se quedó varado frente al televisor. A veces, cuando yo volvía del colegio, lo veía con la mirada perdida en la negrura de la pantalla y le preguntaba qué estaba haciendo. Él nunca contestaba así que lo dejaba solo y me iba a mi habitación. Una noche mientras cenábamos, pasaron por televisión la explosión del Challenger. El abuelo dijo: “Valencia”, y una lágrima mojó su piel reseca.


Finalistas

Daniel Darías Rojas
Fragmento elegido: Gorbachov y la tragedia de Chernobyl
Título: La llamada

Sergei estaba muy nervioso. El tiempo jugaba en su contra y por ahora perdía. Sabía que los que como él estaban en la central, ya poco podrían hacer. Llamaba una y otra vez a su esposa para decirle que huyera. Finalmente se descolgó el teléfono.
-¡Anna, por Dios! ¿Dónde estabas? Escucha ha pasado algo muy grave, debes…
Una voz masculina inesperada le cortó.
-Anna se está vistiendo, un segundo.
-Eh, cariño, esto no es lo que parece (tragó saliva) verás es un amigo… Dime, ¿qué querías?
Sergei destrozado por lo que oía sólo dijo:
-Nada, esta noche no me esperes para cenar.

José Vicente Aracil Lillo
Fragmento elegido: El problema de la vivienda

Al primer nieto le pusieron su nombre. La habitación de soltera de la hija, se quedó pequeña para cobijar a tres personas. Invadieron la sala y uno de los baños. Después llegó la nieta. Se parecía tanto a la abuela, que, aunque intentaron un conato de rebelión, no tuvieron más remedio que entregar el otro baño, medio pasillo y casi toda la cocina. Cuando a “la niña” se le volvió a hinchar la tripa, decidieron hacerse fuertes en el despacho: arrancaron los anaqueles de las librerías, los clavetearon cruzados sobre puertas y ventanas y permanecieron en silencio, pávidos y a oscuras; esperando.

Elena Cebollero Prado
Fragmento elegido: Eduardo VIII abdica
Título: Abre la boca

Abre, anda, abre la boca, no ves que tienes que comer… Qué bien te he peinado hoy, ¿eh?… Sé que te gusta… Y tú que decías que tenía manos de oso, menudo moño te he hecho… Abre, anda, abre la boca… Con sus horquillas y todo, y los de la bata blanca dicen que no te enteras. Qué sabrán ellos si soy yo el que te cuida y se que sonríes cuando algo te gusta… Abre, anda, abre la boca, que no me reconoces, que no vas a recuperar la memoria…, abre, anda, abre la boca, a mí me lo van a decir, a mí que llevo cuidándote seis… o son ya siete los años… Abre, anda, abre la boca.